Durante la crisis sanitaria, Cerrejón ha apoyado a la comunidad de La Guajira con $8.500 millones; además, entregaron un laboratorio de biología molecular

María Alejandra Ruiz Rico - mruiz@larepublica.com.co

Según la Agencia Nacional de Minería (ANM), la producción de carbón en Colombia tuvo una disminución de 7,2% interanual en el primer trimestre de 2020, pasando de 20,9 millones de toneladas en 2019 a 19,4 millones de toneladas. La presidente de Cerrejón, Claudia Bejarano, le dijo a LR que durante la contingencia el mercado del carbón ha tenido un impacto importante.

¿Cómo se ha adaptado la operación del Cerrejón a la “nueva normalidad”?
El esfuerzo del equipo ha sido extraordinario para adoptar todas las medidas de bioseguridad que nos han permitido reactivar las operaciones de una manera segura. En primer lugar, hemos desarrollado una guía para la operación pero también hemos sido pioneros en establecer una guía diferencial de relacionamiento con las comunidades para reducir el riesgo de contagio.
Adicionalmente, hemos puesto en marcha una planta interna para producir desinfectante, gracias a lo cual podemos limpiar diariamente más de 900 vehículos y 140 áreas comunes; hemos desarrollado una app propia para hacer un seguimiento de salud a todos nuestros trabajadores y a los contratistas; hemos implementado un programa de vida saludable para trabajadores y familias en casa; y hemos compartido mensajes de prevención en wayuunaiki con las comunidades indígenas.

¿Actualmente tienen su operación al 100%?
A la fecha no hemos alcanzado el 100%, dado que no contamos con todo el personal por las limitaciones que nos imparte la cuarentena nacional y porque continuamos trabajando en controles y medidas para evitar la propagación del covid-19 en el caso de la operación completa. Por estas razones, hemos desarrollado una reactivación gradual de nuestras actividades.

¿Cuáles fueron los resultados de la compañía?
En 2019 enfrentamos dos grandes retos: un mercado internacional cada vez más reducido y un precio del carbón, de acuerdo con el índice A2N, que cayó a niveles que no veíamos hace varios años, cerrando 2019 con un valor un poco superior a US$42 por tonelada frente a los US$75 de 2018. Esto provocó una caída importante en nuestros ingresos que resultó en pérdidas en dicho año.

¿Cómo espera que cierre 2020 para la empresa en términos de volúmenes y de utilidades?
Durante 2019, y a pesar de los desafíos del entorno en el sector minero colombiano, logramos exportar 26,3 millones de toneladas de carbón térmico destinadas a países del Mediterráneo (42%), Europa (27%), América (25%) y Asia (6%). Este volumen representó 34% de las exportaciones colombianas de carbón y 3% del mercado mundial.
Para 2020, y a pesar de la reducción que tuvimos en nuestra operación por el covid-19, esperamos lograr un volumen similar al año anterior.

¿Cómo ha seguido comportándose el precio del carbón en esta contingencia y cómo espera que continúe el resto del año?
Entre marzo y junio el índice de precio A2N se ha ubicado en un promedio de US$38 por tonelada, pero en algunas semanas hemos estado por debajo de los US$33. Este es un precio que no veíamos desde 2004. De ahí la importancia de enfocarnos en reservas de mayor calidad y fácil acceso, como las de la Puente 1A, lo cual no ha sido posible debido a diferentes fallos judiciales.

¿Cuál ha sido el aporte social de la compañía durante la pandemia?
Hemos invertido $8.500 millones durante esta emergencia. Hasta la segunda semana de junio, entregamos más de 10 millones de litros de agua potable. Vamos a completar la distribución de 50.000 mercados para cerca de 350 comunidades étnicas. Y, sobre todo, apoyamos el fortalecimiento de los servicios de salud de La Guajira a la que donaremos casi 100.000 insumos médicos para el día a día, incluyendo tres ventiladores mecánicos. Además, teniendo en cuenta que mientras no haya una vacuna la mejor forma de prevención del covid-19 es hacer pruebas masivas, estamos entregando un laboratorio de biología molecular a la Gobernación y vamos a adecuar el laboratorio del hospital de Maicao para este tipo de análisis.

Medidas que tomaron en la emergencia
La presidente de Cerrejón, Claudia Bejarano dijo que, “inicialmente, el 23 de marzo, disminuimos cerca del 90% de actividades con vacaciones colectivas para el personal. Solo un reducido grupo de contingencia continuó trabajando para aplicar guías y medidas para el retorno. Luego de implementadas todas las medidas requeridas, reactivamos el 4 de mayo nuestras operaciones de forma gradual. Sin embargo, aquellos trabajadores que todavía no han podido reincorporarse, están en sus casas con permisos remunerados”, explicó.