• Agregue a sus temas de interés

  • Oikos

Alza de ingresos será de 38% en 2018 según las proyecciones de la constructora.

Johnny Giraldo López - jgiraldo@larepublica.com.co

Según los expertos, 2018 fue un año difícil para la construcción, no obstante, Oikos registró un crecimiento de 38% en sus ingresos respecto al anterior al facturar $479.000 millones por la diversificación de sus actividades comerciales.

“Estos últimos tres años, enmarcados en una economía más lenta, han sido una oportunidad para buscar nuevos mercados y diversificar nuestro portafolio en segmentos y negocios que afortunadamente han dado buenos resultados a nuestra organización”, dijo Luis Aurelio Díaz, gerente general de Oikos.

Esa búsqueda de nuevos mercados ya dio frutos pues para el año entrante, la constructora proyecta crecer 28% en sus operaciones y enfocarse aún más en el segmento de bodegaje, llegando a Perú y Ecuador, con lo que espera que su actividad en este segmento aumente 30%. Además, prepara otros servicios como el avalúo inmobiliario de lotes vía online que ya les ha rendido buenos resultados durante este año.

Esto no quiere decir que la compañía abandone la construcción como su nicho. El próximo año, Oikos concluirá su obra Infinitum en el oriente de la capital. Además, construirá sus centros comerciales en La Calera y Zipaquirá. También ampliará la segunda etapa del hotel PopArt.

“Las últimas cifras publicadas por el Dane respecto a la actividad edificadora, demuestran que la industria ha retomado el camino del crecimiento e insinúan que 2019 será un año positivo para todas las empresas de la industria”, agregó Díaz.

Según el empresario, los resultados de 2018 se dieron gracias al desarrollo de 25 proyectos a nivel nacional relacionados con negocios inmobiliarios que movieron una cartera superior a $30.000 millones anuales. Además, la operación de Oikos Storage ya logró consolidar 12 sedes en el país y completan alrededor de 3.800 bodegas.

Las actividades principales en las que se centra Oikos son construcción de vivienda para estratos medio y bajo, proyectos de renovación urbana como Infinitum, en el barrio Chapinero; y el almacenaje industrial.