En el marco del Movistar Empresas Hispam Digital Forum se realizó un foro con los directores de los principales medio económicos

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

La pandemia trajo consigo un sinnúmero de efectos económicos y sociales. Si bien la mayoría de los cambios se pueden catalogar como negativos, la coyuntura también aceleró la adopción de nuevas tecnologías por parte de los gobiernos, las empresas y los hogares. Esta nueva dinámica de interacción dio paso a nuevos hábitos de consumo y una actualización de los roles al interior de la familia.

Conocer cómo aprovechar este salto en la implementación de tecnología para crear más empleos, reducir la desigualdad y mejorar el medio ambiente fue el centro de discusión del panel “El vistazo de los diarios económicos a la región” en el marco de Movistar Empresas Hispam Digital Forum, en el que participaron Julio Lira, director de Gestión de Perú; Luis Miguel González, del Diario El Economista de México; Marily Lüders, directora de Diario Financiero de Chile y Fernando Quijano, del Diario La República. Los moderadores fueron Fabián Hernández, presidente CEO Telefónica Movistar Colombia, y Luis Benatuil, CEO Telefónica Ecuador.

La pregunta clave de cara al futuro es ¿qué está pasando al interior de los hogares? Hace un año era poco probable que hijos y padres trabajaran y estudiaran al mismo tiempo bajo un mismo techo. Era normal ver a todos por fuera y compartiendo pocas horas al día. Con la digitalización, las funciones dentro de las familias cambiarán y esas nuevas dinámicas deben ser entendidas por el gobierno para plantear nuevas políticas públicas, y por las empresas, para generar productos que satisfagan otras necesidades.

“Desde Telefónica hemos venido invertido decadas trayendo las soluciones que necesita la región para poder dar el desarrollo que se necesita. Sabemos que la digitalización va a jugar un rol importante y queremos ser los mejores aliados de todas las empresas, entidades públicas y sociedad para que puedan aprovechar y recuperarse tanto económica como socialmente”, indicó Hernández.

De acuerdo con Lüders, las mujeres fueron la población más afectada en materia de desempleo y ahora pasan más tiempo a cargo de los cuidados de los niños y adultos mayores. Como propuesta para combatir este efecto, la directora indicó que las mujeres deben ser las primeras en recibir capacitación para los nuevos puestos de trabajos que el salto tecnológico ha generado. “Hay 900.000 mujeres que perdieron su trabajo durante la pandemia. Parte de estos esfuerzos tecnológicos deben enfocarse en dar oportunidades de empleo femenino. Así se reducirá la violencia intrafamiliar y generará equidad”, expresó la directora.

Para González, los países deben aprovechar la aceleración digital para realizar una política tecnológica, pues si bien la adopción se aceleró, todavía hay falencias en infraestructura, por lo que las inversiones deben ir encaminadas a lograr que todas las personas “se suban al tren digital”. Además, se deben desarrollar las capacidades de los trabajadores para responder a la demanda de profesionales más especializados en la materia.

Según Lira, uno de los retos que tienen las empresas en esta nueva etapa es ser sostenibles. Si bien es un punto que ha estado en la agenda de las corporaciones, debe pasar a ser el eje principal de la operación y la relación con los clientes. El manejo de residuos, la huella de carbono y agua, así como la equidad deben ser primordial.

Otro gran reto para las empresas es la innovación. En este sentido, también se hizo énfasis en la importancia de capacitar a los trabajadores y tener políticas dentro de la empresas que la incentiven. Aprovechar el big data para brindar soluciones nuevas es parte del camino.

Tensiones sociales, el rebrote
A los panelistas se les preguntó cuál podría ser el próximo “Cisne negro” en la región. Todos estuvieron de acuerdo en que las tensiones sociales tomarán mayor protagonismo en la “nueva normalidad”. Si bien el año pasado en Chile, Colombia y Ecuador hubo protestas para esta época del año, la pandemia hizo que quedaran en segundo lugar por las medidas de confinamiento. Sin embargo, el covid hizo que la desigualdad se notará más, por lo que en los próximos años el descontento social y las protestas serán cada vez más comunes. Los directores de medios indicaron que en todos los países el desempleo llegó a niveles históricos y los gobiernos deben tomar medidas.

Reformas que se deben hacer
De acuerdo con Julio Lira, director del diario Gestión de Perú, en todos los países de la región son inminentes las reformas laborales, pensionales y tributarias. La primera, en el caso del país vecino, es para disminuir la informalidad, que llega a ser de 75%, situación parecida a la de Colombia. Las pensiones son un tema delicado que ningún gobierno quiere tocar, pero que tarde o temprano se deberá replantear en los países de la región. La reforma tributaria ya está encima de la mesa de varios gobiernos. Los directivos de los medios indicaron que es necesaria para hacerle frente a los huecos fiscales que dejó el uso de recursos para atender la crisis.

Crear un mercado integrado
Luis Miguel González, director del diario El Economista de México, puso sobre la mesa el tema de crear un mercado integrado de telecomunicaciones y tecnología en la región, y posiblemente en otros sectores. “El gran cambio que estamos viviendo ocurrió de manera más ordenada en la última década. Nosotros en un año hemos tenido que quemar muchas etapas. Ha quedado claro que la política tecnológica es uno de los enormes retos y oportunidades. Tiene que haber reglamentos que faciliten la inversión privada”, expresó. González indicó que cada país regula a su modo, lo que ha generado una regulación continental que es un rompecabezas. La oportunidad es regular de manera conjunta para el desarrollo conjunto.

Sube la deuda, baja calificación
Para enfrentar la pandemia y mitigar el impacto del confinamiento, que fue un pare al aparato productivo por más de cinco meses, los gobiernos tuvieron que endeudarse más, lo que también significa una posible disminución en la nota de las grandes calificadoras, y en algunos casos, la pérdida del grado de inversión. En Colombia, por ejemplo, la deuda pasó de ser 48% del PIB a 66%. Fitch Ratings, Standard & Poor’s (S&P) y Moody’s mantuvieron intacta la calificación crediticia de Colombia, pero en un corto tiempo y dependiendo de las medidas que se tomen, puede cambiar. Muchos países de la región están en la misma situación. Este aspecto es, quizá, el que más le debe preocupar a los gobiernos.

Crear un mercado integrado
Luis Miguel González, director del diario El Economista de México, puso sobre la mesa el tema de crear un mercado integrado de telecomunicaciones y tecnología en la región, y posiblemente en otros sectores. “El gran cambio que estamos viviendo ocurrió de manera más ordenada en la última década. Nosotros en un año hemos tenido que quemar muchas etapas. Ha quedado claro que la política tecnológica es uno de los enormes retos y oportunidades. Tiene que haber reglamentos que faciliten la inversión privada”, expresó. González indicó que cada país regula a su modo, lo que ha generado una regulación continental que es un rompecabezas. La oportunidad es regular de manera conjunta para el desarrollo conjunto.

¿Cómo está la adopción digital en la región de Hispanoamérica?
Un estudio realizado por Movistar Empresas indicó que 74% de las empresas ha incorporado a sus procesos conectividad a internet, ciberseguridad, soluciones en la nube y plataformas para videoconferencia. Así mismo, 33% de las Pyme y de las grandes empresas han adquirido IoT y Big Data, implementándolas como una forma efectiva para mejorar la rentabilidad de los negocios y tomar decisiones. Según el informe, 50% de los empleados realiza sus labores de manera remota y 38% destinará recursos a la digilatización de procesos.