En 2019 la empresa le aportó alrededor de $150.000 millones por el impuesto al consumo al departamento

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

Debido a la coyuntura, las empresas se han tenido que reinventar para así ofrecer servicios y productos acorde a la demanda de los consumidores. Es por esto que la Empresa de Licores de Cundinamarca detuvo la producción de ron y aguardiente para volcarse en la fabricación de alcohol antiséptico y gel antibacterial. Jorge Machuca, gerente de la compañía, indicó a LR que una vez levantada la cuarentena nacional seguirán esta línea de producción y que las ventas se han disminuido 70% por las medidas implementadas.

¿Por qué deciden parar esa producción?
La decisión se tomó hace 30 días, a partir del primer simulacro y de la cuarentena. Teníamos inventarios suficientes para abastecer las necesidades del mercado. Nosotros manejamos inventarios entre uno y dos meses y el distribuidor también maneja lo mismo, entonces no iba a haber desabastecimiento de nuestro producto. Al mismo tiempo, empezamos a ver la necesidad de alcohol antiséptico en hospitales, Policía y Bomberos.

¿La Gobernación los ayudó?
Es entonces que la Gobernación junto con Asocaña y la Licorera logramos recaudar más de 70.000 litros de alcohol antiséptico. Asocaña donó 40.000 litros y la Gobernación hizo un aporte de 20.000 litros y eso lo transformamos y empezamos a donarlo a los 53 hospitales y 116 estaciones del departamento. También a siete hogares geriátricos que benefician a 3.400 adultos mayores y varias instituciones públicas. Cambiamos la dinámica de producir licores a producir alcohol antiséptico.

¿Cuántos litros han producido en este periodo?
Alrededor de un millón de botellas de alcohol antiséptico de 375 mililitros y 60.000 litros de gel antibacterial.

¿Una vez que se acabe el inventario pueden producir licor sin problemas?
Claro que sí. La empresa tiene una capacidad de producción alta. Cada línea de nosotros puede producir 70.000 unidades entre aguardientes y rones. Tenemos cinco líneas, lo que la producción es de 350.000 unidades de diferentes referencias al día. Para la producción de alcohol antiséptico hablamos de una producción de 40.000 unidades diarias.

¿Cuánto han caído las ventas del licor?
En este momento, la caída de nuestros productos está en 70%.

Se prevé que las restricciones de bares y discotecas se mantengan por buen tiempo, ¿cómo los afectaría?

El canal de eventos públicos es importante para nosotros y todo el sector. Tendremos que reacomodarnos a estas nuevas circunstancias. Además, buscaremos otros espacios digitales para entrar a esos conciertos virtuales que se están realizando, siempre con la premisa del consumo responsable en casa. Queremos salirnos un poco de los eventos masivos y empezar en los digitales, para poder de alguna manera, empezar a crecer en ese nicho.

¿Cuánto pesa en sus ventas el canal de bares y discotecas?
El canal rumba pesa entre 4% y 8%. Sin embargo, lo que más pesa son las tiendas, que representan 36%; las grandes superficies entre 24% y 30%; y los mayoristas son entre 18% y 20%. La venta ha disminuido en todos los canales porque en la casa el grado de consumo es menor.

Los licores aportan a la salud de los departamentos, ¿cuánto se ha dejado de recaudar durante la crisis?
Al departamento le estamos aportando por el impuesto al consumo alrededor de $150.000 millones. En estos dos meses la venta ha sido muy baja. Los aportes más fuertes son noviembre y diciembre. En marzo se dejó de recaudar $2.000 millones de impuesto al consumo.

¿Abrirán un e-commerce?
Estamos buscando alianzas estratégicas y también miramos tener plataformas digitales propias.

Ventas iban en aumento en enero y febrero
De acuerdo con Jorge Machuca, gerente de Licores de Cundinamarca, “el año pasado fue un poco duro, pero veníamos con crecimientos de 12% en grandes superficies y en los demás canales crecíamos entre 3% y 4%” y, con la coyuntura, lo que va a existir es “un decrecimiento”, que todavía no puede ser medido, pues falta tiempo para que se acabe la cuarentena nacional y tocaría esperar a las medidas que se implementen para el resto del año. Las ventas han caído 70% en rones y aguardientes, sobre todo en el canal tradicional