La copa Colsanitas lleva 27 ediciones como torneo profesional, pero fue hace 22 años cuando se adscribió a la WTA y este año se espera que suba el flujo de capital

Sebastián Montes - smontes@larepublica.com.co

El triunfo de Juan Sebastián Cabal y Robert Farah en Wimbledon el pasado sábado puede considerarse el capítulo más glorioso en la historia del tenis colombiano al posicionar a la dupla como los número uno del mundo en este deporte según el ranking ATP. No obstante, junto al talento y disciplina de ambos jugadores, existe una historia empresarial de 26 años que resume la labor de una compañía cuyo propósito se centró en convertir al tenis en un deporte masivo en el país.

Se trata de Colsanitas, que destaca también por ser la compañía líder del mercado de medicina prepagada en Colombia. Desde 1993, la empresa le apostó a buscar un deporte donde las cosas no estuvieran hechas en el país y que permitiera comenzar desde la base para mostrar “todo el camino necesario para llegar a la cúspide”, según afirmó el director del programa de tenis de la firma, Franck Harb.

De esta manera, lo que comenzó como una apuesta a crear un proyecto desde ceros se convirtió en una iniciativa que podría recibir una inversión de $5.000 millones para 2019. Dicha cifra representa un alza de 67% frente a los últimos 15 años, donde se ha registrado un promedio de $3.000 millones por año.

Lograr estos números no fue fácil, pues la empresa atravesó varias etapas para llegar a su estado actual. En primer lugar, destaca la creación del equipo femenino en 1995, donde surgieron figuras de la talla de Fabiola Zuluaga, Mariana Mesa, Camila Giraldo y Juliana García, entre otras. Tres años después, se hizo lo propio en la categoría masculina.

Para entonces, la labor de Colsanitas estaba focalizada en Cali, Bogotá y Medellín, pero para materializar el proyecto como tal se requería unificar el trabajo e iniciar un proceso acoplado, por lo que se unieron las tres sedes en Bogotá siete años después.

“No se quería solo un patrocinio, sino crear espacios de bienestar y modelos de vida para la juventud”, aseguró Harb, quien comentó que para esa época se invertían alrededor de $2.000 millones al año.

LOS CONTRASTES

  • Franck HarbDirector del programa de tenis de Colsanitas

    “Lograr figuras importantes era difícil, entonces ir buscando patrocinios poco a poco era complicado, pero la Copa Colsanitas hizo que Colombia ser volcara a apoyar el tenis”.

Sin embargo, el hito más importante está en la creación del que ahora se considera el torneo de tenis más importante del país: la Copa Colsanitas, ahora conocida como el Claro Open Colsanitas WTA. Si bien este año cumplió 27 ediciones como campeonato profesional, solo desde hace 22 años está adscrito a la Women’s Tennis Association.

Sobre el tema de patrocinios, Harb admite que ahí ha estado la parte más difícil, pues el tenis no era considerado un deporte masivo a mediados de los 90. A pesar de ello, destaca que siempre han recibido apoyo, que ha ido en aumento con los triunfos de los tenistas colombianos, iniciando con Fabiola Zuluaga, que la ganó en 1999.

Ahora, con el trofeo de Wimbledon, Harb confía en que el flujo de capital para la Copa podría crecer entre 20% y 25%, aunque admite que los últimos tres años “han sido buenos” en materia de patrocinio. “Este triunfo va a implicar que todo el mundo quiera la copa Colsanitas”, aseguró.