Andrés Otero, Managing Director de Guidespot, cree que a esta industria le hace falta regulación en Colombia, pero cree que no es un tema de la Supervigilancia

Mario Chaves Restrepo - mchaves@larepublica.com.co

En palabras de Andrés Otero, managing director de Guidespot y alguien que lleva 20 años dedicado al negocio de la investigación en el ámbito empresarial, estas tareas no solo le sirven a las empresas para defenderse en un proceso, sino también para mejorara sus prácticas. En entrevista con LR, Otero habló sobre cómo está esta industria y los retos que tienen.

¿Cómo está la industria de la investigación empresarial?
Hay muchas herramientas para usted conseguir información en un pleito judicial sobre un socio, sobre algún negocio, sobre un proveedor. Hoy el reto de nuestra industria, más que conseguir información, es aprender a navegar en ese mar. Tenemos que ayudar a los clientes a navegar ese universo.

Las empresas deben entender que investigar no solamente es una herramienta de defensa y de ataque, sino hasta de automejora. Mucho del trabajo es ayudar al mundo empresarial a mejorar sus prácticas.

¿Cómo está la regulación en Colombia?
Cuando yo empecé en esta industria por allá en el 2004, buscamos una regulación, pero en su momento no se dio, porque Colombia siempre ha puesto el tema investigativo dentro del mundo de la seguridad. Entonces, el gran temor era que terminara encabeza la Superintendencia de Seguridad y Vigilancia.

Creo que en la medida que se regule también va a haber más herramientas para el empresario, porque quedaría más claro qué se puede hacer y cómo y se limita el riesgo, ya que si usted no hace bien las cosas, le está creando un riesgo adicional a su cliente, que es justamente lo que pretende evitar.

Yo diría esto es algo que tiene que quedar más o encabezarla del Ministerio de Justicia o hasta el Ministerio del Interior.

¿La justicia también es receptiva a este trabajo?
Sí, pero es novedoso. Todavía hay muchos jueces que creen que solo la Fiscalía la puede investigar. Todavía no entienden que el sistema es controversial.

¿Las empresas son receptivas a estos servicios?
Yo diría que sí, sobre todo las multinacionales y la banca están muy acostumbradas a estos servicios, por el tema de debida diligencia reputacional.

¿Cómo se diferencia este trabajo del que hacen, por ejemplo, las empresas de auditoría?
Hoy en día las llamadas Big Four de auditoría se han metido un poquito en este campo. La gran diferencia es que al final del día un investigador es alguien que desarrolla un ojo clínico para encontrar conductas irregulares.

¿Son caros estos servicios?
Llegamos nosotros al final del día, facturamos valores por hora, como cualquier profesional, y mucho más bajos que un abogado, aunque de pronto más alto que un contador en algunos campos. Entonces, lo que tienen que analizar las empresas es la relación entre costos y beneficios.

¿Cuánto mueve esta industria en Colombia?
Con lo que hacen las Big Four, esta es una industria con un potencial por encima de los US$100 millones, es una industria creciendo, hasta ahora estamos raspando la superficie. Creo que es un potencial de industria muy grande para bancos, para telecomunicaciones, infraestructura, para una cantidad de industrias que necesitan estar analizando y revisando información.