La empresa duplicó los despachos y lanzó un servicio de AutoEnvío para que sus clientes manden sus paquetes sin tener que bajar de sus vehículos

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

En 1988 Norman Chaparro inició haciendo pequeños envíos, llevando cartas, telegramas y recados con una bicicleta de segunda mano en Villavicencio. Hoy, 32 años después, Chaparro dirige Inter Rapidísimo, una compañía que tiene cubrimiento en los 1.103 municipios del país y que recientemente incursionó en los AutoEnvío, un servicio que elimina el contacto en los puntos de entrega, pues los clientes pueden despachar sus entregas sin necesidad de bajar de sus automóviles.

“Estaba en una crisis económica y encontré en el tema de los mandados una forma de ganarme la vida. Comencé a pedalear este sueño, tenía la ilusión de que esta impresa iba a ser muy grande, y hoy afortunadamente estamos entre las dos empresas que lideran el negocio de los envíos en Colombia”, aseguró el Chaparro, presidente de la compañía.

¿Cuántos puntos de servicios tienen en este momento?

Tenemos 2.300 puntos físicos, en cada municipio de Colombia tenemos mínimo uno, en Bogotá tenemos 500 puntos físicos, pero también estamos incursionando con puntos móviles donde nos dedicamos a recoger y entregar domicilios.

¿Tienen algún plan de expansión dada la coyuntura?

Este ha sido uno de los sectores más favorecidos. Las personas necesitan hacer sus envíos, estamos experimentando un crecimiento de 100% en los envíos, estamos aprendiendo, no estábamos preparados, al inicio superó nuestra capacidad instalada, pero nos pusimos a trabajar fuertemente en ampliar nuestras bodegas y sedes y estamos generando más puestos de trabajo.

¿Cuántos despachos se están haciendo a través de su red de mensajería?

Movemos en promedio entre 1,6 y 1,8 millones envíos mensuales, y estamos en alrededor de 3,5 millones de envíos, prácticamente es el doble.

¿En qué están enfocando los planes de expansión de la compañía?

En este momento estamos atendiendo esta cuarentena, estamos trabajando muy fuerte en AutoEnvío, para que los clientes, sin bajarse de su carro, puedan hacer sus envíos y de esta forma evitar el riesgo de contagio del coronavirus. Tenemos ya tres en Bogotá y la idea es ampliarnos a 16 en lo que queda de este año. A partir del 1 de agosto estaríamos funcionando con este modelo en Bucaramanga y Medellín. Este servicio ha sido muy bien recibido por los clientes.

LOS CONTRASTES

  • Issac ChaparroGerente de mercadeo de Inter Rapidísimo

    “Con nuestro AutoEnvío buscamos evitar aglomeraciones en los puntos de venta, los clientes podrán hacer sus envíos sin bajar del auto”.

¿Qué tanto se han incrementado los giros en la época de pandemia?

En los giros hemos estado creciendo, pero decidimos prestar este servicio a domicilio. Estaban para que los clientes se acercaran a nuestras oficinas y reclamaran en los puntos físicos, pero debido a las solicitudes y la necesidad del mercado, hicimos que los giros se lleven directamente a las casas de las personas. Ha sido algo fabuloso para quienes ha sido difícil salir, como las personas de edad.

¿Con qué otros servicios está innovando la compañía?

A los e-commerce los hemos ayudado fuertemente, estamos todos los días trabajando en innovación. Teníamos un equipo de 55 ingenieros de sistemas de planta y hemos tomado la decisión de reincorporar 58 más, estamos doblando nuestra planta de ingenieros para la industria del e-commerce.

Les estamos ayudando pues el medio de pago más importante de los colombianos es el efectivo todavía, lo que estamos haciendo es ofrecerles un servicio contrapago, hacemos el envío y se lo cobramos al destinatario, recaudamos el dinero para nuestro cliente y se lo devolvemos. Eso lo estamos haciendo con e-commerce pequeño, pero pensamos llevarlo también a personas particulares.

También estamos trabajando en pre-envíos, para que las personas puedan alistar y rotular sus envíos y nosotros solamente vamos a los lugares donde solicitan la recogida, verificamos el peso, el valor comercial, y el envío queda ingresado. Hemos evolucionado pues las personas no quieren ir a un punto de envíos.

En cuánto a servicios corporativos, ¿han visto un aumento en sus clientes?

Las grandes empresas, por lo menos en el sector bancario, se han mantenido y les hemos seguido colaborando, pero hay algunos sectores de la economía que eran clientes corporativos y desafortunadamente no pudieron operar, sobre todo al comienzo. Poco a poco han ido abriendo las industrias y hemos estado pendientes para poderles llevar sus productos a sus clientes.

¿Cómo le fue a la compañía en sus ingresos en el primer semestre?

Somos la empresa de envíos que más crece en el mercado, hemos crecido a dos dígitos desde hace un tiempo. El año pasado vendimos $162.000 millones en envíos, es una cifra alta porque estamos hablando de pequeños paquetes, de documentos. Este año mínimo llegaríamos a $250.000 millones.

En cuanto a los envíos internacionales ¿Qué porcentaje de los despachos son de comercio exterior?

Hemos crecido también en esa parte, somos aliados de DHL y en este momento estamos recibiendo envíos de todas las partes de Colombia a sus familiares en el resto del mundo, y hemos experimentado también un crecimiento vertiginoso en los envíos internacionales, doblando el volumen que manejábamos antes de la cuarentena.