Esto tal vez se debe a que hay un sindicato que al parecer no deja que se formen un mayor número de controladores

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

Con más de 10 años en el mercado local y con el objetivo de conectar a las regiones del país, EasyFly prevé cerrar 2019 “con un crecimiento de 61% y con un total de 54 rutas”, explicó Alfonso Ávila, presidente de la aerolínea, quien también aseguró que en 2020 continuará con el plan de expansión, con el objetivo de duplicar los objetivos de la firma de aquí a cinco años. Por ejemplo, “pasaremos de transportar 2,1 millones de viajeros en 2019 a transportar alrededor de 4,5 millones en cinco años”, dijo.

LOS CONTRASTES

  • Paula Cortés CallePresidente ejecutiva de Anato

    “Apuestas regionales incentivan a los turistas internacionales y locales a conocer nuevos lugares de Colombia. De igual forma, permiten mayor competitividad”.

Los expertos dicen que se debería aumentar el tiempo de operación de los aeropuertos regionales, ¿cómo lo ve usted?

Yo lo he dicho en varias entrevistas e inclusive se lo hemos dicho al director de la Aerocivil y en todos los foros que el Gobierno se gastó $2,1 billones habilitando aeropuertos, es decir habilitando las pistas, terminales de pasajeros, pero muchos aeropuertos los cierran a las 6:00 p.m. o a las 9:00 p.m. Entonces hicieron una estructura muy bonita, muy buena, pero no se puede utilizar si no hasta esas horas.

¿Qué dicen las autoridades cuando se habla sobre esto?

Lo que manifiestan es que hay un problema crónico por la falta de controladores aéreos. Por eso dicen que tienen que cerrar. Pero, hicieron una inversión muy grande y no se puede utilizar eficientemente y esto no permite seguir creciendo, ya que entre más aumenta la operación se presenta un efecto multiplicador interesante para la comunidad, ya que hay una actividad económica mucho más importante.

¿Sabe cuántos controladores podrían faltar?

La Aerocivil lo tiene. Creo que faltan como 300. Además, creo que hay una limitación ahí. Eso tiene un sindicato y parece que no dejan que un mayor número de controladores se formen debido a que ellos quieren trabajar horas extras, entonces me parece que por ahí hay algo y ese es el problema.

¿Cómo van con la nueva flota de aviones?

Añadimos 10 aviones este año y el año entrante vamos a añadir otros seis. Cada avión cuesta US$20 millones.

Las aerolíneas están trabajando en acuerdos de código compartido, ¿han tenido algún acercamiento de este tipo?

Sí. Nos han solicitado. Estamos trabajando con tres, pero no podemos aún anunciarlo. Esperamos que el próximo año ya esté todo listo para contarles.

¿Cómo van con la ruta de Montería-Panamá?

Nos faltan pocos trámites en Panamá, pero ya tenemos todos los permisos de Colombia.

Razones que han impulsado el crecimiento de EasyFly, según Ávila

A dos cosas. Desde que se inició Easyfly hemos encontrado que hay una muy buena oportunidad en el país, hay una vacío, una necesidad que es que todavía existen muchas ciudades intermedias desconectadas o conectadas deficientemente. A veces, por ejemplo, no existe la ruta simplemente. Pero, la mayoría es que todas las ciudades para ir a una metrópoli a otra o de una ciudad a otra había que pasar por Bogotá y nosotros estamos ofreciendo ese servicio directo. Eso tiene una ventaja extraordinaria, porque, mientras nosotros llevamos a los pasajeros en 40 minutos, la otra opción es ir vía Bogotá que se demora entre cuatro y cinco horas, porque hay que hacer un vuelo para llegar a un aeropuerto que está muy congestionado, hay que desembarcar, volver a embarcar y la congestión ocurre en las pistas del carreteo. Entonces, nuestro producto es extraordinario y nos ha permitido crecer 61%, que es como cinco veces lo que ha crecido el mercado nacional. Pero, se han unido cosas: la necesidad y el excelente producto que estamos ofreciendo que tiene como ventaja el número de frecuencias al día, es decir que le ofrecemos a los viajeros la posibilidad de ir y volver el mismo día.

La posición de Easyfly frente a la carga impositiva en tiquetes
De acuerdo con Ávila, la porción de impuestos que los pasajeros pagan en los tiquetes es alta y sin duda una revisión a la baja de estas cargas sería muy favorable para el mercado y estimularía el tráfico, especialmente en las regiones de Colombia que tienen ingresos más bajos. Esto permitiría, de acuerdo con estudios de Iata, que el transporte aéreo tenga un mayor crecimiento en todas las regiones, lo cual impactaría positivamente e impulsaría el crecimiento económico de las diferentes zonas, ya que estarían más conectadas.