La República Más

El dispositivo cuenta con un sistema que permite dispensar un químico de limpieza especial que se mantiene por unas 72 horas en los objetos

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

A lo largo de un día laboral, en promedio, hacemos contacto entre 700 y 1.200 veces con diferentes superficies, una situación sobre la que se ha generado mayor conciencia gracias a las medidas de cuidado para evitar el contagio de covid-19.

Inventta, compañía de consultoría en innovación se unió con Innovation & Technology, empresa especializada en nanotecnología y el desarrollo de productos para crear un guante dispensador de desinfectante, Glavü, y reducir el contagio por coronavirus.

“Los guantes dan una falsa sensación de seguridad, buscábamos que el guante estuviera limpio, y también que se pueda proteger de superficies de alto contacto. En términos más coloquiales, termina siendo un dispensador, y la clave es que dentro del guante ponemos un desinfectante que tiene una certificación de la Universidad de Antioquia”, indicó Mauricio Reyes Ariza, gerente de Guantes Glavü y de Innventta.

Para desarrollar el modelo se hizo una inversión superior a US$50.000 ($200 millones) y gracias al apoyo de otras dos compañías, Multinsa y W. Wilches, se pudo desarrollar el guante.

El guante está elaborado con materiales resistentes, a partir de principios de la nanotecnología y la ingeniería aplicada. Internamente, en la zona de la palma de la mano, trae incorporada una válvula dispensadora que al ser presionada esparce una pequeña cantidad de desinfectante, lo que permite limpiar la superficie que se toca con él.

“Hay dos formas de presionar la palma, se puede apretar sobre una superficie o disparar como si fuera el hombre araña, y al hacer eso el guante queda con una capa de desinfectante encima”, explicó Reyes.

A pesar de que el guante no requiere un registro Invima, porque no es un guante estéril, la característica principal de su mecanismo de asepsia está en el desinfectante, que fue desarrollado por Multinsa en colaboración con la Universidad de Los Andes, y mantiene un efecto de hasta 72 horas sobre las superficies.