Así como se dio en las tiendas especializadas, en los almacenes de cadena también se ha dado un incremento en las ventas de los vehículos de dos ruedas

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

El boom de la movilidad sostenible y las medidas para controlar la pandemia están haciendo el cuarto de hora de las bicicletas, algo que se ve en las cifras de importaciones, en las ventas en las tiendas especializadas y hasta en los almacenes de cadena.

Las importaciones de este tipo de vehículos (bicicletas ensambladas) hasta el 1 de agosto sumaron 96.657 unidades, 2% más que en 2019 cuando fueron 94.320. Sin embargo, disminuyó el valor, pues pasó de US$20 millones en 2019 a US$18,9 millones en 2020. Esto se debe a que el precio promedio fue menor.

Carlos Ballesteros, gerente de Bike House, explicó que las importaciones aumentarán considerablemente en los meses de octubre, noviembre y diciembre, pues la demanda empezó a subir mucho en junio y julio, lo que obligó a las empresas a hacer pedidos más grandes que serán despachados en ese periodo de tiempo.

En el primer semestre ya se había mostrado una dinámica positiva en la importación, pues entre enero y marzo aumentó 62% la cantidad de bicicletas que llegaron al país.

Las cifras de importaciones se ven reflejadas en el aumento de ventas en los retailers del país y las tiendas especializadas. Por ejemplo, Lucía de la Pava, gerente negocios textil, hogar, bazar y temporadas de l Grupo Éxito, reportó que todo lo concerniente a la movilidad individual ha incrementado sus ventas y se ha multiplicado hasta por 1,5 veces en algunos meses.

“El cliente ha entendido la necesidad de movilizarse de manera individual. En particular ciclismo es un negocio actualmente muy dinámico y desde el principio de año ha mostrado crecimiento.

En Falabella, esta tendencia de movilidad ha representado un incremento en venta de dos dígitos en comparación con el mismo periodo del año anterior.
La tendencia en el año ha sido creciente, incluso antes de la pandemia, sin embargo, en tiempos de confinamiento los mejores meses han sido junio y julio. Según e l informe de Descartes Datamyne, los retailers han apostado fuertemente por este segmento, pues Éxito, Olímpica, Falabella y Decathlón están en el top 10 de importadores.

Manuel Duran, director de mercadeo de Specialized Colombia, segunda empresa importadora de bicicletas, indicó que la pandemia tuvo un impacto en la venta durante los dos primeros meses, abril y mayo. En junio y julio, la empresa tuvo un repunte de casi 90%, explicado por la apertura de varios sectores de la economía, así como la flexibilización de las medidas de aislamiento.

“Para el resto del año pensamos hacer pedidos más grandes, sobre todo en las gamas que más se están vendiendo, que son las altas y nuestra línea turbo. Dependemos de los proveedores globales, que son los que han tenido problemas con el abastecimiento, pero tenemos que reforzar los pedidos antes la mayor demanda. Las importaciones aún no aumentan. En los últimos tres meses hemos vendido lo que tenemos en inventario, pero para el segundo semestre sí subirán”, expresó.

El bueno momento de las bicicletas también se ve reflejado en las cifras que arroja el comercio electrónico. La categoría de deporte ha aumentado 195% durante la pandemia y el ciclismo ha crecido 285%, según Mercado Libre.
Según la Encuesta de Movilidad 2019, en los hogares de Bogotá y los municipios aledaños hay cerca de 1,8 millones de bicicleta y se realizan cerca de 1,2 millones de viajes en este tipo de vehículos. Debido a la pandemia, la Alcaldía de Bogotá habilitó 80 kilómetros de ciclovías adicionales, que podrían ser permanentes.

El panorama global demuestra que, en Europa la venta de bicicletas se ha multiplicado por dos e incluso por tres. En China, que es el mayor exportador, la demanda se multiplicó por cinco tras el confinamiento. Así mismo, las ventas en línea en Estados Unidos alcanzaron un máximo histórico en mayo, registrando un crecimiento por encima de 5.000%, respecto al mismo periodo del año anterior.