Entre los destinos a donde llega el carbón exportado por Drummond están sectores de Asia, Europa y parte del continente americano

María Alejandra Ruiz Rico - mruiz@larepublica.com.co

En el marco de los 25 años de la compañía, Drummond se consolida como una de las mayores productoras de carbón de Colombia, habiendo liderado el mercado los últimos cuatro años de manera consecutiva, cerrando el 2019 con una producción de 32,7 millones de toneladas.

En lo corrido de 2020, 178 buques han sido cargados, para exportar alrededor de 17,5 millones de toneladas a destinos en más de 24 países. Con esta cifra se completan más de 489 millones de toneladas desde la primera exportación hace 25 años.

Según la compañía, durante este tiempo Drummond ha implementado tecnología de punta en sus sedes en las minas Pribbenow y El Descanso en el Cesar, así como en su sede portuaria en Ciénaga, Magdalena. El reconocimiento del talento humano al integrar en su operación a más de 5.100 empleados y más de 4.000 contratistas, y una estrategia de manejo ambiental y social, han convertido a Drummond en una operación sostenible.

Entre los destinos a donde llega el carbón exportado por Drummond están sectores de Asia, Europa y parte del continente americano.

Además la empresa asegura que, "aún durante la crisis sanitaria que se vive por la pandemia, la empresa ha seguido enviando carbón a los países que utilizan el mineral para la generación de energía, cumpliendo a cabalidad los protocolos de bioseguridad y las recomendaciones del Gobierno y la Organización Mundial de la Salud".

“Poder continuar en medio de esta crisis un proyecto de esta envergadura es muy importante para la economía del país y muy especialmente para la economía de nuestra región. En Drummond, gracias al compromiso de todos los empleados, nuestras metas de producción hasta la fecha han cumplido lo presupuestado”, explicó Enrique Álvarez, gerente administrativo de Puerto Drummond.

Cabe recordar que la continuidad de las operaciones de Drummond ha estado cobijada dentro de las excepciones que planteó el Gobierno en el Decreto 457 de 2020.

Esto, además de seguir con la producción, ha servido para mantener sus proyectos de Responsabilidad Social, afianzando su cercanía con las comunidades más vulnerables del Cesar y el Magdalena, enfocándose en apoyarlas en aspectos como agua potable, insumos médicos para los profesionales de la salud, seguridad alimentaria, entre otros.

De igual forma, sigue brindando su apoyo en proyectos productivos y en la readaptación de otras estrategias alineadas a los objetivos de desarrollo sostenible que se venían ejecutando para fortalecer la formación en valores y educación.