En colombia, hay más de 600.000 vehículos convertidos a GNV, la apuesta por el combustible se frenó por la pandemia del covid-19

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

Durante los 115 días de cuarentena que lleva el país, la venta de vehículos se ha visto afectada, aunque en junio ya dio señas de una leve recuperación con una variación negativa de -38,7%, la mejor dinámica desde marzo. El mal momento de la economía también se ha visto reflejado en la disminución de 31% de las conversiones de vehículos livianos de gasolina a gas natural vehicular (GNV), cambio que hacen los colombianos con el objetivo de ahorrar dinero y cuidar el medio ambiente.

De acuerdo con cifras del Sistema Unificado de Información Conjunta para gas natural comprimido de uso vehicular, durante 2019 se convirtieron 29.283 vehículos livianos en todo el territorio nacional. En el primer semestre del año pasado, la cifra fue de 14.001 carros, mientras que en el mismo periodo de tiempo de 2020 solo van 9.648.

Según Andemos, las conversiones registradas en el Registro Único Nacional de Tránsito (Runt) disminuyeron 46,3%. El año pasado en los primeros seis meses se registraron 162 vehículos que funcionaban con GNV, mientras que en el mismo periodo de este año solo se registran 82. Sin embargo, “se cree que debe haber muchos más vehículos convertidos a gas, pero sus dueños no registran la adición del nuevo combustible ante el Runt, trámite que se hace en oficinas de tránsito”, explicó el gremio.

Empresas como Vanti o EPM, que han apostado por el GNV también han sentido la baja en las conversiones, sin embargo, reiteraron que el combustible es una alternativa para el ahorro y disminución de los costos en la movilidad, tanto particular como pública.

John Jairo Contreras, vicepresidente de Grandes Clientes de Vanti, expresó que la restricción de movilidad por la pandemia es la principal causa de la disminución de conversiones. A junio, la empresa contribuyó con 3.328 conversiones en su área de influencia, mientras que, para el mismo periodo de tiempo de 2019, ya eran 5.233 vehículos.

“Vanti espera convertir un aproximado de 8.000 vehículos. Inicialmente habíamos proyectado 11.000 nuevas instalaciones, llegando a cifras similares a las ejecutadas en 2018. Los procesos de aislamiento preventivo generaron el cierre de los centros de instalación por un periodo superior a un mes, lo que inevitablemente implicó la disminución de la capacidad operativa de los talleres de conversión y de nuevas instalaciones”, expresó.

Aún con este traspié, la apuesta es grande, ya que la empresa proyecta un aproximado de 49.000 instalaciones para el quinquenio 2021-2025.

Entre tanto, Carlos Orduz Aguilar, vicepresidente de Gas EPM, informó que en Antioquia, zona de influencia de la empresa, en 2019 se registraron 4.251 conversiones, creciendo cerca del 70% con respecto al año anterior y superando “ampliamente” la meta prevista.

Sobre el balance de este año, Orduz señaló que, “finalizando junio de 2020, en Antioquia se habían registrado 1.648 conversiones, que representa 29% menos de lo que se había logrado a junio de 2019. Antes del comienzo de la actual emergencia sanitaria, a marzo pasado, se contaba con un crecimiento de cerca de un 20% con relación a 2019. A la fecha, EPM cuenta con 310 vehículos convertidos o con instalación de kit y 69 vehículos dedicados, para un total de 379 vehículos con GNV. Cabe destacar que en Antioquia circulan actualmente alrededor de 25.000 vehículos a GNV”.

Luego de los meses de mayor impacto económico por el confinamiento, Orduz señaló que el mercado se ha comenzado a reactivar, y gracias a los atributos y beneficios que trae para los usuarios la instalación de GNV, estiman que para el cierre de año, la industria logre alrededor de 2.400 conversiones en el departamento e incorporar cerca de 100 nuevos vehículos dedicados completamente a gas.

En el departamento de influencia de EPM, las conversiones en vehículos de servicio público participan con alrededor de 15% y las de servicio particular ocupan cerca de 85%.

En el compilado nacional, el listado de las ciudades que lideraron el número de conversiones en 2019 fue encabezado por Bogotá, con 10.321 unidades; Medellín, con 4.411; Cali, con 4.266, y Barranquilla, con 2.570. De acuerdo con cifras de Naturgas, en Colombia ya hay 600.000 vehículos convertidos. Además, hay 150 talleres autorizados para hacer el cambio y ya existen 808 estaciones de recarga en 122 municipios.

Por tipo de vehículo, de acuerdo con Naturgas, los taxis dedicados a gas natural vehicular han crecido considerablemente. Entre tanto, Colombia ya cuenta con cerca de 1.500 vehículos pesados dedicados, que incluyen transportes de pasajeros, camiones, tractocamiones y volquetas. Antioquia presenta el aporte más alto en vehículos pesados a gas natural, seguido de Bolívar, Bogotá y Valle del Cauca. El gran reto en el país es convertir el transporte de carga, que es el mayor contaminante.

“En los últimos años hemos avanzado en el uso del gas natural para la movilidad sostenible, y cada vez son más los alcaldes, gobernadores, taxistas y dueños de vehículos particulares quienes le apuestan a un combustible más limpio y económico. Esperamos que este crecimiento se siga dando, pues la industria está preparada para asegurar el abastecimiento y el respaldo adecuado”, expresó Orlando Cabrales Segovia, presidente de Naturgas.

Beneficios del GNV
El uso del gas natural en vehículos permite reducir las emisiones de material particulado y CO2 en niveles cercanos a 100% y 30%, respectivamente, contribuye a una movilidad sostenible y a la competitividad de las organizaciones.

Este tipo de combustible está empezando a ser especialmente importante en el tema dentro de los sistemas de transporte de las principales ciudades, como lo muestra Transmilenio, que contará con la flota más grande de transporte masivo a gas natural vehicular, con la llegada de los últimos 130 buses a gas natural al patio de Las Américas, con los que completó el total de 741 buses que componen el 51% de la flota que renueva Transmilenio en las fases I y II.