martes, 3 de septiembre de 2013
  • Agregue a sus temas de interés

Camilo Giraldo Gallo - cgiraldo@larepublica.com.co

La cadena chilena de retail Falabella logró reunir a diseñadores y artistas, con artesanos colombianos para hacer artículos de decoración que desde hoy se estarán distribuyendo en sus almacenes de Bogotá y Medellín.

Se trata de la colección ‘Caminos Cruzados’, en la que además de tener a tres destacadas estrellas, ayudarán a impulsar productos desarrollados con técnicas de la tradición ancestral del país.

Mercedes Salazar, reconocida por el diseño de joyas y accesorios; Lucas Jaramillo, experto en diseño biónico, y la actriz y exreina de belleza Carolina Gómez, son la cabeza del equipo en el que se aportaron puntos de vista desde sus propias disciplinas para ofrecer las artesanías al público.

La presentación del proyecto se hará hoy en Bogotá, en un evento en el que además se tendrá una exposición y la posibilidad de adquirir los productos artesanales por parte de los asistentes. Mañana se realizará el mismo evento en Medellín.

La colección de Lucas Jaramillo se llama Taracea, y en ella trabaja el revestimiento de pavimentos, paredes, muebles y esculturas, entre otros.

“Dimos un paso grande en la semi industrialización de este oficio artesanal como experimento en un camino largo, de desarrollo de objetos utilitarios para el hogar de manera industrial, con el lenguaje de diseño contemporáneo”, afirmó Jaramillo.

Por su parte, Gómez hará el lanzamiento de su nueva marca Japy Crafts, que se dedicará a comercializar artesanías típicas de varias regiones de Colombia. A través de ellos la modelo quiere rendir homenaje a las culturas milenarias chinas, árabes y españolas, y combinarlas con la cañaflecha de los sombreros vueltiaos nacionales.

“La persona se involucra directamente en la utilización de las piezas como si fueran un rompecabezas que no tiene fin. Cada cara tiene una identidad propia, la del tejido de material prima natural”, señaló Gómez.

Salazar en cambio viajó al Carmen de Viboral, en Antioquia, para desarrollar la técnica de pintura en cerámica de ese municipio, en la que logró evaluar los tiempos que lleva el proceso de producción y el mejoramiento de los métodos de cocción de las piezas.