.
INDUSTRIA Corporación Sanda acusa a Alpargatas por actos de competencia desleal
jueves, 7 de septiembre de 2017

Sanda estaba a cargo de la distribución de las sandalias Havaianas desde 2015.

Melisa Echeverri - mecheverri@larepublica.com.co

A diario se venden más de 540.000 pares de sandalias Havaianas en el mundo, lo que posiciona a Alpargatas como la empresa líder en ese tipo de calzado. Pero detrás de las impactantes ventas, se esconde uno de los grandes hechos de corrupción en Brasil, y un caso de competencia desleal contra su distribuidor en Colombia, Corporación Sanda.

Havaianas lleva cerca de 20 años en el mercado local. Antes de que Corporación Sanda tomara la distribución, Procoval S.A. estuvo a cargo por 17 años. Si bien la firma hizo una buena labor en imagen de marca e implantación de producto, no cumplía con los volúmenes de venta requeridos.

Al ver a su distribuidor estancado y notar que sus ventas apenas alcanzaban 10% o 15% de lo que lograba la competencia, Alpargatas decidió poner su negocio en otras manos.

Corporación Sanda fue elegido como distribuidor, pero obtener el título tenía una condición: debía comprar un stock obsoleto por $3.000 millones para poder ceder el contrato.

Según Simón Cohen, director de Corporación Sanda, “al analizar el mercado y ver el futuro de esta distribución, que sería mínimo por 17 años, vimos esa compra como un pago de franquicia. Sabíamos que teníamos la capacidad de evacuar el inventario, aún perdiendo, porque visualizábamos el potencial del negocio en Colombia”.

La cesión se efectuó a mediados de 2015 y la empresa asumió la distribución exclusiva de la marca Havaianas, por lo que toda su nómina y personal dependía de un único proveedor: el Grupo Alpargatas.

Al tomar el control, las ventas aumentaron 50% en el segundo semestre de 2016 respecto a años anteriores, lo que a su vez, generó el interés de las cadenas por disponer de más locales para que la marca comercializara sus sandalias. Desde ahí, Alpargatas vislumbró que llegar a vender tres o cuatro millones de pares anuales era viable.

Todo funcionó bien hasta diciembre de 2016, cuando Alpargatas bloqueó el envío de mercancía, aunque confirmó la salida de productos. Este inventario ya estaba vendido a las cadenas para la época navideña.

La situación generó que entre diciembre de 2016 y enero de 2017 bajara 90% la facturación y se despidieran 30 empleados. Aún así, en febrero, Alpargatas manifestó su interés en un acuerdo para resarcir a Sanda por las millonarias pérdidas y realizar el envío de mercancía.

El 12 de marzo, Sanda insistió con el acuerdo, pero la gerente regional de exportación aseguró que faltaba la firma de la directora general de Havaianas, Carla Schmitzberger, quien se encontraba de viaje. Al día siguiente, Cohen recibió la llamada de un colega para decirle que la directora y otros altos ejecutivos estaban en Colombia.

Sanda no obtuvo notificación de la visita, pero el 15 de marzo recibió una carta de rescisión con la cual Alpargatas finalizaba su contrato, lo que dio a suponer que la reunión de los directivos en el país se hizo para definir la operación de Havaianas Colombia, según Cohen.

La entrada formal se produjo el 8 de agosto, cuando la brasileña hizo un showroom en paralelo a la Feria de Calzado y Marroquinería, y entregó invitaciones privadas a todos los clientes de Sanda, con el fin de informar que desde enero de 2018 Alpargatas sería la distribuidora oficial de Colombia.

Este lío dejó a Sanda a la deriva. La empresa pasó de planear ventas por dos millones de pares anuales, a tener que solicitar una reorganización debido a su débil estado financiero, medida que fue admitida por la Supersociedades el 29 de agosto.

La empresa denuncia actos de mala fe, explotación de la reputación ajena y desviación de la clientela. Además, calcula que las pérdidas totales del proyecto llegan a $36.000 millones, teniendo en cuenta los próximos ocho años de operación.

LOS CONTRASTES

  • Marcelo CabreraSocio de la firma Sergio Cabrera Abogados

    “Alpargatas está incurriendo en inducción

Los escándalos de Alpargatas en Brasil
La compañía Alpargatas era propiedad de la corporación J&F, la cual se estuvo implicada en uno de los mayores escándalos de corrupción de Brasil debido a que su presidente, Joesley Batista, mantuvo conversaciones con el presidente brasileño Michael Temer para gestionar sobornos. Al descubrirse este hecho, el grupo J&F fue multado con más de US$3.000 millones, y para liquidar esa deuda debió vender parte del negocio. Ahora, Alpargatas está en manos de los dueños del banco Itaú.

MÁS DE EMPRESAS

Tecnología 30/07/2021 "La nube se convirtió en un habilitador y acelerador para afrontar la nueva realidad"

Durante el foro "Retos de ciberseguridad en un mundo interconectado", expertos hablaron sobre la nube y la protección de la información

Transporte 02/08/2021 Inter Rapidísimo vacunará a sus clientes contra el covid-19 en Bogotá y Villavicencio

La compañía ofrecerá 2.000 biológicos en dos puntos de envíos habilitados y se realizará con servicio drive thru desde el vehículo

Tecnología 02/08/2021 Nueva función de WhatsApp permitirá a usuarios enviar mensajes sin usar el teléfono

La aplicación de mensajería WhatsApp anunció que tiene a prueba una nueva función: utilizar 4 dispositivos y sin conectar el móvil

MÁS EMPRESAS