Descuentos en la matrícula, líneas de créditos directos y el aumento en el rubro de becas son algunas de las medidas

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

La semana pasada, el Gobierno anunció un paquete de $1,5 billones de créditos para la educación superior y un fortalecimiento para el Icetex. A pesar de eso, una buena parte de los estudiantes universitarios están pensando en aplazar el segundo semestre de este año o desertar de la universidad, por la falta de ingresos, pues el covid-19 los ha puesto en jaque.

De acuerdo con las cuentas de la Asociación Colombiana de Universidades (Ascun), la deserción en la educación superior puede llegar a 25% en este periodo de tiempo, bajar a 20% en 2021 y 18% en 2022.

Si bien la falta de ingresos es la principal razón por la que los estudiantes consideran dejar de asistir a las aulas, muchos también piensan que pagar lo mismo por un semestre en modalidad virtual no vale la pena, además de alegar que ellos ponen todos los recursos y la universidad, casi nada.

Ante este panorama, las instituciones de educación superior (IES) están tomando medidas para incentivar a que las personas estudien y así mitigar el impacto en la baja de las matrículas.

Descuentos, flexibilización en los pagos, créditos directos con las instituciones, bonos de alimentación y aumento en el rubro de becas son algunas de las cartas en la baraja de ayudas de las universidades.

Adolfo Meisel, rector de la Universidad del Norte, indicó que destinaron $27.000 millones para apoyar económicamente a estudiantes actuales y nuevos. Del total, focalizarán más de $7.400 millones en becas y auxilios a estudiantes con dificultades económicas (de cualquier estrato socioeconómico) y buen desempeño académico; y $20.000 millones serán para créditos de corto, mediano y largo plazo con tasas de interés bajas.

“En estos momentos, las ayudas del Gobierno deberían centrarse en los estudiantes, en facilitar su ingreso y permanencia en la educación superior”, expresó Meisel.

María Clara Rangel Galvis, rectora de la Universidad El Bosque, indicó a LR que calculan 20% menos de estudiantes entre pregrado y posgrado para el segundo semestre. Para que la caída sea menor, lanzaron dos estrategias, ‘Plan Avancemos’ y ‘Plan inicia tu historia’. El primero otorga 15% de descuento en la matrícula a estudiantes viejos y el segundo da 10% a los nuevos.

“Nos hemos preocupado por reconocer las múltiples dificultades que atraviesan los estudiantes en los ámbitos académicos, psicosocial y financiero, y respondemos a ellas”, declaró la rectora.

Julio Jairo Ceballos, rector de la Universidad Pontificia Bolivariana señaló que darán 10% de descuento para todos los pregrados, así como no cobro de derechos de admisión y 50% menos en derecho de grado. Los beneficios suman $25.000 millones.

Presencial o telestudio
“No me parece justo pagar lo mismo por un posgrado virtual que presencial”, expresó Miguel Zapata, quien realiza una especialización en logística empresarial. Esta es la opinión de miles de estudiantes y se puede ver fácilmente en las redes sociales.

El covid-19 obligó a las universidades a implementar el teleestudio de manera más rápida y, aunque no hay todavía suficientes estudios con conclusiones claras sobre su eficacia, los alumnos consideran que no igualan la calidad de las clases presenciales.

Alejandro Gaviria, rector de la Universidad de los Andes, expresó que está a la espera de evolución de la situación y las condiciones regulatorias del Ministerio de Educación, pero en principio, manejarían un modelo semipresencial en el segundo semestre, que implicaría que los estudiantes tendrían al menos una clase en el campus.

“La virtualidad ofrece ventajas, pero hay que aprenderla a manejar mejor. Hay una interacción que ocurre en el campus, incluso por fuera del aula de clase, hay una vida universitaria que se pierde con la virtualidad. Esto tiene costo y uno no puede decir que es lo mismo”, afirmó Gaviria.

Sin embargo, el rector señaló que la teleducación es “paradójica”, pues algunos estudiantes que no participaban antes en clase, por el chat se sienten más cómodos. “La participación en clases virtuales ha sido mayor que la presenciales, ha sido por encima del 80%. Eso no se daba en clases presenciales”, manifestó.

El modelo híbrido está siendo considerado por muchas universidades, por lo que el fortalecimiento de las plataformas digitales para impartir clases, así como la capacitación de los profesores en la pedagogía, será una constante en los próximos años.

Francisco Piedrahita, rector del Icesi, informó en marzo que habilitaron sitio web para estudiantes y profesores, que contiene orientaciones para ayudarles a desarrollar su aprendizaje de manera virtual, así como vídeos tutoriales sobre recursos y herramientas tecnológicas.

Entre tanto, la Universidad Industrial de Santander (UIS), informó que 15.000 alumnos iniciarán un nuevo semestre de clases por internet. La institución anunció que dispone 1.000 computadores y 500 tabletas, para entregarlas en modalidad de préstamo a estudiantes que no tengan ni puedan costearlas.

Más ayudas
La Universidad Sergio Arboleda estableció que los estudiantes de pregrado obtendrán un descuento de 10 % en el valor de la matrícula y un 10 % adicional por pronto pago, si este se efectúa antes del 15 de junio. Además, los cursos intersemestrales tendrán 20 % de rebaja y los semestres de prácticas de 30% en Bogotá y 50% en el resto del país.

La Universidad de Medellín habilitó un beneficio de 30% de descuento para todos sus estudiantes vigentes y nuevos de pregrado y posgrado. Además, se lanzó el programa que otorga un bono social de $500.000 para alumnos con excelentes resultados académicos que pertenezcan a los estratos uno y dos.
La Universidad de los Andes ofrece ahorros entre 30% y 50% en el valor de la matrícula semestral para estudiantes nuevos.

“Se hará una descapitalización de $30.000 millones de pesos del fondo de inversiones de la universidad para ofrecer créditos blandos (con tasas de interés inferiores a las del mercado bancario) a estudiantes nuevos y antiguos de pregrado y posgrado”, explicó la institución.

LOS CONTRASTES

  • Alejandro GaviriaRector de la Universidad de los Andes

    “La virtualidad ofrece ventajas, pero hay una interacción que ocurre en el campus, incluso por fuera del aula de clase, que se pierde con este modo de estudio”.

La Universidad Javeriana anunció que fortalecerá su programa de becas y ayudas económicas, aunque lo expresado por la universidad ha causado revuelo entre sus estudiantes, por no reducir de manera importante el precio de las matrículas.

Por su parte, la Eafit lanzó opciones de financiación para los estudiantes. La primera es una a corto plazo, que permite el pago de 20% al momento de realizar la matrícula y 80% restante diferido en el semestre con una tasa de interés del 1%.

La opción de largo plazo deja pagar 50% durante el período de estudios y 50% restante una vez se gradúe. También tienen un plan de financiación a 10 meses para estudiantes regulares de pregrado que se encuentren de cuarto semestre en adelante.

La Universidad Autónoma de Bucaramanga (Unab) informó que tomará recursos externos del mercado financiero, por un monto aproximado de $12.000 millones para financiar a estudiantes y familias que mayor afectación económica han tenido.

Juan Camilo Montoya Bozzi, rector de la universidad, indicó en una carta a la comunidad académica que trabajan en el diseño de los protocolos de bioseguridad para el regreso a los campus, una vez lo permita el Gobierno.

“Buscamos estar preparados para asegurar, por un lado, las condiciones de salubridad que protejan la integridad física de toda la comunidad, y por otro, adelantar las asignaturas pendientes de prácticas con el fin de irnos adaptando a la nueva normalidad”, expresó.

Medidas anunciadas por el Gobierno
El presidente Iván Duque y la ministra de Educación, María Victoria Angulo, anunciaron que se destinarán $2,5 billones a través del Fondo Nacional de Garantías (FNG) para líneas de crédito que apalanquen el pago de nómina de jardines y colegios privados y de instituciones de educación superior. Para el caso de las universidades se destinarán $1,5 billones, que “permitirán cubrir hasta 90% de la nómina, lo cual contará con garantía de la Nación de 80%, un periodo de gracia de pago de capital por siete meses”.