Con esta nueva planta hay más de cinco en el país

Sebastián Montes

La nueva planta de Central Cervecera de Colombia en Sesquilé configura la llegada de un nuevo complejo al selecto grupo de grandes fábricas que tiene Colombia, entre las que se cuentan los proyectos de Reficar, Argos, Tecnoglass, Alpina y Leona.

El hecho de que en Colombia existan más de cinco plantas con una inversión superior a US$50 millones demuestra que el país es capaz de avanzar hacia el desarrollo en materia de infraestructura y tecnología de punta a nivel mundial con este tipo de proyectos, según detalló el experto en empresas, Raúl Ávila.

Frente al caso de Reficar, cuyo monto de inversión es el más alto que ha tenido una planta de producción en el país (ver gráfico), el experto destacó su participación en el sector industrial del país.

“Los sectores de refinación y petroquímica alcanzan a donar entre 30% y 33% de toda la producción industrial. Si se calcula que el PIB de sector industria pesa 12%, una planta de Reficar puede mover entre 2% y 3% del PIB agregado de Colombia”, destacó Ávila.

Con respecto al sector de alimentos y bebidas, las grandes jalonadoras vendrían a ser Leona y Central Cervecera de Colombia, que pueden tener aproximadamente 0,2% y 0,3% del PIB. Por su parte, la planta de Alpina aporta un gran valor agregado para Colombia en materia de exportaciones.

En cuanto al proyecto de Argos, Ávila destacó su potencial para jalonar el segmento de construcción al generar empleo y producción que va dirigida tanto a Colombia como a Centroamérica.

Acerca de Tecnoglass, el COO de la compañía, Christian Daes, comentó que entre más inversión, se genera más trabajo, desarrollo, consumo e importaciones. “Lo importante es que la economía crezca y se fortalezca”, dijo.

Daes también mencionó que las condiciones están dadas en Colombia y calificó al país como un sitio ideal para invertir y hacer que las plantas produzcan para las necesidades internas y para exportar a otros destinos alrededor del mundo.

Las inversiones que tuvieron los complejos

La planta que tuvo el mayor monto de inversión fue Reficar, que ascendió a US$8.000 millones si se tienen en cuenta los sobrecostos que se generaron durante su construcción. A esta le siguieron Argos, con US$1.500 millones; la Central Cervecera de Colombia, con US$400 millones; Leona, con US$270 millones, Tecnoglass, con US$240 millones y Alpina, con US$50 millones. Gracias a estos proyectos, Daes destacó las oportunidades que se están dando en regiones como el Atlántico, donde se están abriendo las puertas para mano de obra barata y trabajador inteligente.