La nación planteó cuatro condiciones para otorgar el crédito a la aerolínea, uno de estos fue mantener una caja superior a US$400 millones

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

Avianca presentó esta semana una moción ante el Tribunal de Bancarrota de los Estados Unidos, solicitando aprobación de financiación de Deudor en Posesión por US$2.000 millones. Además, se conoció que consiguió recursos frescos que le permitirán reemplazar parte del préstamo anunciado por el Gobierno, que pasaría de US$370 a US$240 millones.

Ad portas de que el préstamo deba ser definido, y aunque no se ha presentado la operación, ni hay un acuerdo firmado entre las partes, La FM le envió un derecho de petición al Ministerio de Hacienda y en la respuesta, aunque no se da claridad sobre elementos como la tasa de interés que se cobrará, se contaron las cuatro exigencias que le hará a la aerolínea en un eventual crédito.

El primer requisito es que el hub de operaciones debe estar ubicado en Colombia, el segundo es que la sede administrativa de la empresa también debe estar en el país. El tercero es que los recursos otorgados deben estar dirigidos a garantizar la operación, y el cuarto es que debe mantener a todo momento una caja superior a US$400 millones. Es aquí donde la empresa se podría ver en apuros.

Si bien la empresa tomó medidas para mantener la liquidez, como suspensión de pagos de deuda, reducción de gastos de nómina y costos de flota, entre otros, la caja de Avianca fue de US$352 millones a julio 31, logrados, principalmente por el negocio de carga y LifeMiles que tiene en efectivo aproximadamente US$100 millones.

Ahora bien, según un documento presentado a los prestamistas del DIP, la empresa cerrará el año con un Ebit (beneficio antes de intereses e impuestos) de -US$473 millones. En 2021 será de US$16 millones y en 2022 será de US$422 millones.

Bajo estos dos parámetros, la aerolínea no tiene caja suficiente para cumplir la cuarta condición establecida por el Gobierno para otorgarle el crédito. Entre enero y febrero de 2020, con estructura de costes más eficiente, la empresa tuvo un Ebit de US$31,4 millones.

Si se tiene en cuenta que la recuperación de la demanda de los viajes será lenta, más en el mercado internacional que el doméstico, los indicadores financieros de la empresa también demorarán en recuperarse. Según pronóstico de Avianca, la reducción de la demanda en los mercados domésticos será de 15% y en los internacionales de 20%. Según la Iata, el tráfico en Colombia se recuperaría hasta 2022.

A pesar de las cifras actuales, en la empresa hay mucho optimismo con respecto a su flujo de caja con el acuerdo, ya que aseguraron que “este es un acuerdo financiero que es requerido por otros prestamistas y no solo por el Gobierno. Con base en el plan de negocio de la compañía, que ha sido cuidadosamente revisado por todos los inversionistas, así como por el mismo Gobierno, Avianca está segura de que los recursos provistos a través del financiamiento en el marco del proceso del Capítulo 11, proporcionarán un colchón sustancial por encima de lo convenido”.

Para Wilson Tovar, gerente de investigaciones económicas de Acciones y Valores, todas las aerolíneas tienen una mala situación de caja, sin embargo, hay un gran apetito de los inversionistas por estas empresas y cree que conseguirá los recursos, así no provengan del Gobierno.

La aerolínea no solo ha buscado ayuda del gobierno colombiano. El presidente de Seabury, John E. Luth, reveló que también se tocaron las puertas de Ecuador y El Salvador. Como garantía, está sobre la mesa la participación en el programa de fidelización LifeMiles, cuentas en efectivo y las marcas de Avianca. El financiamiento está sujeto a la aprobación del Tribunal, cuya audiencia de aprobación está programada para el próximo 5 de octubre.

Radicado_2-2020-047816

Documentos adjuntos