La inicitiva Unisabana Herons ha generado una alianza con las organizaciones Challenger e Indumil como fabricantes

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

Los ventiladores desarrollados por la Universidad de La Sabana fueron aprobados por el Invima para que iniciaran las pruebas en humanos que se hará en dos etapas. Las clínicas autorizadas para la ejecución de los estudios, serán la Fundación Cardioinfantil y la Fundación Neumológica Colombiana.

La primera se realizará con un grupo de pacientes, donde se evaluará la eficacia del ventilador, para normalizar el intercambio gaseoso y su seguridad para evitar eventos adversos. La segunda será con un grupo más grande de pacientes, con el objetivo de evaluar si se presentan efectos secundarios por el uso del ventilador.

"Se evalúa si el ventilador es eficaz para mejorar el intercambio gaseoso, es decir, la transferencia de oxígeno del aire que viene del ventilador hasta los vasos sanguíneos del paciente dentro del pulmón y la eliminación de dióxido de carbono desde el paciente hacia el exterior, manteniendo un PH adecuado en la sangre. Miramos la eficacia del ventilador para conseguir unos parámetros que sean adecuados y consistentes con las metas que habitualmente se ponen los intensivistas para el manejo del paciente en ventilación mecánica”, aseguró Luis Fernando Giraldo, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Sabana y director de servicio de Neumología Intervencionista de la Fundación Neumológica Colombiana.

El objetivo principal de la producción en serie de este dispositivo es poder suplir la posible carencia de ventiladores en la atención de la contingencia que vive el país, y de esta forma, desarrollar una alternativa de bajo costo y rápida fabricación