Las tiendas de barrio son uno de los canales principales para que las personas estén abastecidas durante el aislamiento preventivo

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

De acuerdo con datos de Fenalco, en el país hay 719.000 pequeños comercios, de los cuales 278.000 son tiendas de barrio, que, debido a la coyuntura, se han convertido uno de los principales canales de abastecimiento de los colombianos.

En este sentido, ver la dinámica del canal tradicional también es un reflejo de los cambios en los hábitos de consumo de los colombianos, pues el aislamiento preventivo y otras medidas han hecho que ciertos productos se prioricen sobre otros, y se cuide cada peso que gastan los hogares.

Juan Esteban Orrego, director de Fenalco Bogotá y Cundinamarca, indicó que el comportamiento de las tiendas de barrio ha sido muy positivo durante la cuarentena. “Al principio les fue mejor por el sobreabastecimiento, pero se siguen manteniendo en un buen nivel y por fortuna las restricciones no las cobija pues son parte esencial para que los colombianos compren alimentos básicos”, expresó.

De acuerdo con datos de ventas de MiCaja de Puntored, que permite captura la información en tiempo real de comercios ubicados en Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Medellín y Pereira, el ticket promedio en las tiendas de barrio ha aumentado durante el tiempo de cuarentena, lo que es inversamente proporcional al número de transacciones realizadas.

“Esta muestra refleja a nivel nacional que los tenderos desde que empezó la cuarentena han vendido mucho más, pero en abril cambia un poco la dinámica, ya que los consumidores empiezan a tener consciencia y a comprar con mesura, lo que refleja un crecimiento de ventas entre 5 % y 6% en algunos días”, dijo Sergio López Gaitán, vicepresidente de Puntored.

Los días previos al simulacro de cuarentena en Bogotá, el ticket promedio llegó el 20 de marzo a $10.429 y llegó hasta $11.921 el sábado 21, aumentó $6.500 si se comparan con los mismos días de febrero, fecha en la que no había Covid-19. Si bien el pico de venta en el comercio tradicional se ha dado cada vez que el Gobierno ha tomado una medida restrictiva de circulación, durante abril la venta promedio continúa siendo más alta, sin embargo, ya empieza a normalizarse, pues las compras de pánico disminuyeron.

A nivel nacional, la venta promedio diaria puede estar entre $950.000 y $1.000.000. Eso, sin embargo, no llega a 5% por encima de la media sin Covid. Las tiendas y minimercados siguen vendiendo más, pero no es muy alto el incremento.

“Las transacciones tuvieron una disminución importante entre 30 y 35%, lo que traduce inmediatamente en el disparo de la venta del ticket promedio, ya que la gente quiere mantener los mismos niveles de compras”, expresó López.
Mediante el análisis de las tiendas también se puede ver el comportamiento de ciertos productos. Por ejemplo, el arroz (-16,3%) y los cigarrillos (-2,8%%) están a la baja. Entre tanto el ron, el queso y las cervezas van al alza.

En las franjas horarias se refleja a nivel nacional que los consumidores están yendo a realizar sus compras sobre el medio día, entre las 11:00 a.m. y 1:00 p.m., cuando anteriormente los picos se reflejaban sobre las 6:00 pm.

Para la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), las tiendas hacen parte del sector denominado tradicional que también comprende panaderías y cigarrerías y que en el país representan el 45% del consumo masivo. Por eso, su rol es importante, si se tiene en cuenta que el comercio fue una de las actividades que más aportó al crecimiento del PIB el año pasado. Así mismo será clave para la reactivación económica del país.

Cambios de hábitos de consumo por Covid
Según un informe de Kantar, poco más de un mes después de la llegada del Covid-19 al país, ya se pueden ver los cambios en el consumo. Por ejemplo, es más importante para los consumidores la conveniencia, la practicidad y la proximidad a la hora de comprar que el surtido de los almacenes. Igualmente, el e-commerce, las tiendas de barrio, minimercados son los lugares favoritos de las personas a la hora de comprar. Entre las primeras medidas que toman la gente está salir de la casa para solo lo necesario y abastecerse de alimentos básicos.