sábado, 1 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Colprensa

Desde hace varias semanas se había hablado de un acercamiento con Nicaragua para hablar sobre el fallo proferido por la Corte Internacional de Justicia (CIJ). Sorpresivamente, desde Lima (Perú), el presidente Juan Manuel Santos informó que se reuniría el sábado con su homólogo de Nicaragua, Daniel Ortega.

El encuentro, según lo que expresaron los dos mandatarios, resultó positiva. Primero, porque se descartó cualquier tipo de acción bélica y uso de la fuerza para dirimir las diferencias que surgieron entre los dos países a raíz de la sentencia y segundo, porque se acordó establecer canales de comunicación que permitan garantizar los derechos de los habitantes de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. 
 
El punto de encuentro fue Ciudad de México, en donde los dos mandatarios, asisten a la posesión del presidente Enrique Peña Nieta. El tono de Ortega, y aunque pareció sorprender a algunos, fue amigable y conciliador. Incluso aseguró que su país respetará los derechos históricos de los raizales y explicó que las embarcaciones de Colombia que están en lo que ahora son aguas nicaragüenses pueden permanecer allí sin problemas. 
 
Sin embargo, una de las frases que más se pueden destacar de Ortega fue “envío un mensaje de paz al pueblo hermano de Colombia y al pueblo de Nicaragua (…) Tengan la seguridad que vamos a reconocer sus derechos históricos”. Con esto queda claro, por ahora, que la intención de los dos países es resolver de manera pacífica los inconvenientes que han surgido y que surgirán por el fallo. 
 
Un fallo que ha sido calificado por Colombia como “lleno de inconsistencias jurídicas” y que además ha llevado a recurrir al estudio de diferentes mecanismos jurídicos para que los colombianos y más específicamente los sanandresanos no resulten más afectados. Por ahora, el Gobierno no aplicará la sentencia hasta tanto no garantizar los derechos de los colombianos. 
 
Y es que de acuerdo con el presidente Santos, Ortega fue respetuoso de esa posición e incluso dijo que la había entendido. “Él entendió y le dijimos que manejáramos esta situación con mano fría, de forma amable y diplomática para evitar incidentes. Quedamos de establecer canales de comunicación”, dijo luego del encuentro. 
 
¿Qué sigue? 
Lo que no quedó claro después de la reunión son las implicaciones de lo que los dos presidentes denominaron como “canales de comunicación”. Falta esperar entonces que tipo de tratados se van a establecer y cuándo serán los próximos encuentros entre los Gobiernos para hablar del tema. 
 
Otro aspecto que aún genera expectativa e incertidumbre se relaciona con las decisiones a futuro que tomará Colombia, pues mucho de ha hablado de recursos jurídicos como una demanda de interpretación y revisión, pero aún no se ha hecho un pronunciamiento oficial al respecto. 
 
Pero lo cierto es que fue en México y por solicitud del propio Ortega que se realizó ese primer acercamiento, que tardó solo 20 minutos, en el Hotel Intercontinental de Ciudad de México. 
 
Las frases
 
Otto Pérez, presidente de Guatemala 
 
“La base del diálogo y la búsqueda de acuerdos es la única forma que tenemos los presidentes para para solucionar estos problemas”, dijo frente a la reunión de Santos y Ortega. 
 
Daniel Ortega, presdiente de Nicaragua 
 
"Un mensaje de cariño y de respeto a sus derechos acentrales, Nicaragua e smuy respetuosa de los pueblos originarios en la zona del Caribe. Tengan la seguridad que vamos a reconocer sus derechos históricos".