La tasa de letalidad es muy diferente en las ciudades debido a efectos como el posicionamiento geográfico y la edad de los contagiados

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

La propagación del Covid-19 en el país ha sido paulatina y ha llegado a casi todos los rincones del territorio, mientras que los primeros casos se empezaban a descubrir con varios días de diferencia, al momento, el virus ya está presente desde La Guajira hasta el Amazonas.

Dadas las circunstancias, las tres principales capitales del país son las que concentran mayor cantidad de contagios, muertes y pacientes recuperados. Sin embargo, al detallar las cifras resalta el hecho de que Cali y Medellín presentan datos muy asimétricos, siendo ciudades con condiciones económicas y sociales similares.

En este momento, Cali cuenta con 528 casos confirmados, y Medellín con 226, teniendo en cuenta esto, y que en Cali van 29 fallecidos y en Medellín dos, las cifras distan en una gran proporción entre las dos urbes. Así las cosas, y con base en los indicadores de la Organización Mundial de la Salud, la primera presenta una tasa de letalidad de 5,5% y la segunda de 0,88%. Tasa que es producto del cociente entre el número de muertos y número de contagios totales.

Dicho esto, queda una incógnita sobre la mesa, y es qué está haciendo cada ciudad para mitigar el nivel de propagación y consecuencias fatales. Si bien la capital de Antioquia tiene una población total de 2,2 millones de personas y representa casi 14% del PIB nacional y Cali, por su parte, cuenta con 1,8 millones de habitantes y representa 9,8% del PIB, las estrategias que han planteado y las condiciones en las que el virus inició su propagación han sido claves.

LOS CONTRASTES

  • Jorge Iván OspinaAlcalde de Cali

    “Tenemos planes de expansión en salas de hospitalización y UCI en las clínicas, y hemos tomado en operación las clínicas de Saludcoop que estaban cerradas”.

  • Manuel AyalaDirector de Salud en Gestarsalud

    “Las cifras en Cali también puede deberse al número de pruebas de tamización, el Covid-19 ha demostrado que a mayor número de tamización más casos positivos”.

Según Manuel Ayala, director de salud de Gestarsalud, la distancia entre las cifras puede deberse a factores como las costumbres sociales, que implican un lavado de manos más o menos constante, y de la exposición en la carga viral. Sin embargo, el experto resalta que Cali es una ciudad que agrupa gran parte de la migración del sur del país “miles de personas, que transitan desde y hacia la vía Panamericana pueden hacer escala en la capital, por lo que a mayor número de portadores habrá casos más severos y una mayor tasa comparada, ya que Cali podría estar absorbiendo el riesgo de toda la zona”.

Otros de los expertos consultados también aseguran que al ser Cali una ciudad en la que fácilmente se puede llegar por vía terrestre a otras capitales, su riesgo de contagio aumenta, en contraste con lo que pasa con Medellín.

El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, dijo que para hacer frente a la crisis, la ciudad está trabajando en el plan de las 5s, “la primera s es salud, que tiene que ver con mejorar la capacidad instalada de UCI; la segunda es seguridad alimentaria, porque hay que proveer de alimentos a quienes lo necesitan; la tercera es servicios públicos, por lo tanto, entre marzo y abril para todos los sectores, podrán pagar en cuotas de 12 meses el total; la cuarta es la seguridad ciudadana porque el Estado va a proteger el patrimonio; y la quinta es la salud mental para que las personas tengan asistencia para solventar el aislamiento”, dijo el mandatario. Según Ospina, Cali cuenta con 550 unidades de cuidados intensivos, y requieren 300 más, por lo que trabajan en estrategias con el Gobierno para poder ampliar la red hospitalaria.

En contraste, Medellín es una ciudad que está más alejada vía terrestre y tan solo tiene una ruta internacional desde Europa, frente a Cali, que tiene dos.

Esta ciudad cuenta con 400 camas UCI, lo cual para los expertos es poco, ya que significa 0,7 camas por cada 10.000 habitantes, sin embargo dicen que la tasa de contagios fue menor. En línea con la opinión de los expertos consultados, Ayala menciona que dado que la enfermedad del Covid-19 tiene más letalidad en los mayores de 60 años, Medellín tiene un punto a favor, pues del total de pacientes solo 29 tienen más de 60 años, lo que disminuye el riesgo de fatalidad en el total de los casos confirmados.

Según el experto, en Medellín se han enfermado más los jóvenes, por lo que "esto apoya nuestra teoría inicial de adherencia al confinamiento y aislamiento social para mitigar los contagios", esto debido a que son las personas jóvenes quienes tienden a esparcir más el virus. Además, en un ejercicio comparativo, el experto resalta que en los grupos de mayores de 55 años la distribución de casos es superior en Cali que en Medellín, "lo cual podría relacionarse con las políticas públicas de adherencia al aislamiento social que se ha tenido para una y otra ciudad", dijo.

No obstante, cabe resaltar que en Cali, una de las medidas que se están tomando actualmente es la realización de pruebas de Covid-19 a diferentes barrios de la ciudad. Según Ospina, la meta es lograr tomar muestras en todos los barrios de Cali, razón que podría explicar el aumento en el número de casos, pues para el experto Ayala, a mayor número de pruebas realizadas, mayor número de cifras de contagios.

"Hay mucho que detallar y estudiar para dar una conclusión, pero el que Cali haga más pruebas diarias los acerca más a la realidad, mientras que en Medellín pueden estar falleciendo personas sin haberles hecho pruebas de Covid-19, en Cali esto lo tienen más monitoreado", dijo.

En cuanto al panorama de la capital del país, esta viene de la mano de la alcaldesa, Claudia López, ganando terreno positivo, pues el confinamiento social fue una de las primeras medidas que se tomaron en la ciudad para mitigar la propagación del virus. Además, en una carrera contra el tiempo, el Distrito logró ampliar la red hospitalaria mediante la puesta marcha del hospital de Corferias, el cual permite que las clínicas y hospitales de la ciudad amplíen su capacidad en las UCI pasando de alrededor de 1.000 unidades a 3.000 unidades.

En cifras, la ciudad alcanza al momento 1.682 casos confirmados y deja un total de 67 muertos a causa del virus. Por esta razón, la tasa de letalidad que deja la ciudad es de 3,9%, revelando así que después de Cali, es la ciudad con más letalidad  entre las capitales, seguida de Medellín.