martes, 29 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Colprensa

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, le pidió a la Cámara de Representantes que discuta la reforma a la salud con todos los actores involucrados, pero que no se vayan a tomar otros 7 meses para discutir la iniciativa. 

“La Cámara de Representantes hará audiencias para escuchar a los insatisfechos, a los sectores que no están contentos con el tema para que lo hagan con toda la diligencia y la apertura necesaria. Escuchar a los interesados es fundamental para la reforma, pero les he pedido a los miembros de la Comisión Séptima que procedan con la mejor rapidez posible sin afán, pero que no se vayan a tomar los 7 meses que les otorgó el Senado porque el sistema necesita mejorar rápido”, dijo 
el mandatario. 

Según Santos el Gobierno tomará medidas efectivas para resolver los problemas de la deuda que tienen las EPS con los hospitales, para tal fin el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, junto con el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, “se reunirán para discutir cómo entregarle más recursos a los hospitales”. 

El Jefe de Estado aseguró que el proceso de la discusión a la reforma de la Salud es muy importante para el país y que espera que la discusión se dé con cifras reales. “Esta discusión se ha querido politizar. Tratemos de ser responsables y de hacer la decisión con altura para beneficiar a los colombianos”. 

El mandatario destacó los beneficios de la iniciativa, según él, “no hay que olvidar que este gobierno recibió una situación muy delicada, una crisis en el sistema, yo digo que nos tocó lidiar con varios desastres”. 

Y agregó “hemos venido tratando de arreglar el problema de la salud en Colombia, a todos nos interesa mantener y fortalecer dicho sistema. Esta reforma que está en el Congreso busca solucionar problemas estructurales y evita el problema financiero. Además, permite a los hospitales mayor atención a los pacientes y a quienes necesitan del sistema, la falta de especialistas también se suple”. 

El gobierno calcula que se le deben a los hospitales entre EPS liquidadas y en liquidación 1,7 billones de pesos de los cuales el ejecutivo aseguró que tienen 135 mil millones de pesos en el fondo del Fosyga que van a ir directamente a los hospitales. 

Estas declaraciones se dieron luego de un desayuno que sostuvo el mandatario con los miembros de la Comisión Séptima de Cámara de Representantes donde se discutió el futuro trámite de la reforma. 

Los cinco mitos del sistema de Salud 
El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, dijo que en el país hay una tendencia a desinformar con respecto a los alcances y efectos de la iniciativa que se está discutiendo en el Congreso, según él, el Gobierno pudo identificar cinco mitos al respecto: 

Primero: El jefe de la cartera de Salud desmintió que se le quiera colocar un tope a los salarios de los especialistas, “eso no se ha dicho, nunca estuvo así y en el proyecto eso no está contemplado”. 

Segundo: Gaviria aclaró que en el proyecto no se quiere acabar con la tutela, pues eso sería imposible a través de una ley ordinaria. “Hay una mala interpretación, no queremos que la tutela se use para acceder al servicio de salud, porque este estará completamente garantizado”. 

Tercero: El ministro dijo que no se limitará el plan de beneficios antes “se le incorporarán muchos bienes y servicios que han sido recobrados. Sumamos el no pos con el pos, no estamos recortando nada, quienes dicen lo opuesto están mintiendo de manera descarada”. 

Cuarto: Gaviria dijo que no se busca dar más poder a las EPS sino que ahora el “Estado tendrá más control de los recursos que fluyen hacia el sistema. 

Quinto: El funcionario aseguró que no se quiere acabar con los hospitales públicos, por el contrario “estamos buscando aplicar un programa de sostenibilidad financiera, para sanear a los hospitales. Lo que queremos concluir es qué recursos tenemos que dar de manera directa, en ningún momento se quiere acabar con los hospitales”. 

Finalmente, el ministro señaló que no va a haber ningún punto inamovible en la discusión que se hará con todos los sectores interesados.