Con la actualización de los datos del censo de 2018, se pudo estimar que en 473 municipios del país decreció la población entre 2005 y el muestreo del año pasado

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

¿Cuál puede ser el punto común entre Mapiripana (Guainía), un corregimiento perteneciente al municipio de Barrancominas, ubicado en línea recta a 138 km hacia el sur de Inírida, con Palmar, un municipio tradicional de Santander, localizado a 21 km del Socorro y 130 km de Bucaramanga? La semejanza está en que estos pueblos figuran como las dos poblaciones en donde más se ha reducido el número de habitantes entre los datos del censo de 2005 y los de 2018.

Ambos hacen parte también de los cerca de 90 municipios que en este periodo perdieron más de una cuarta parte de su población. En Mapiripana, se redujo 67% en 13 años: en 2005 contaba con 3.072 habitantes, mientras que el año pasado solo registraba 1.022. Por su parte, Palmar perdió 1.522 personas, una reducción de 53% de su población, que hace más de una década llegaba a 2.883 personas.

Estos datos son el resultado final que reveló el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) tras la categorización final de 4,09 millones de personas que fueron omitidas, aunque sí estimadas, de las cifras que entregó la entidad estadística en julio. Aunque en los datos originales el Dane registró que más de 700 municipios habían perdido población entre censo y censo, tras el ajuste estadístico se conoció que solo en 473 se redujo la población.

“En esos municipios se encuentra una dinámica de pérdida de población por dos vías: o por migración o por bajo crecimiento vegetativo, eso quiere decir que se tienen pocos nacimientos y más defunciones. Es la única forma en que se ganan o pierden individuos”, explica Sandra Patricia Velásquez, docente investigadora del área de demografía y estudios de población de la Facultad de Ciencias Sociales de la U. Externado.

Según la experta, muchos de los municipios periféricos del país “tienden a ser expulsores de población”, y por eso disminuye el tamaño. Según Velásquez, quienes emigran lo hacen especialmente por motivos económicos y, adicionalmente, “esta población tiene una connotación y es que son las personas más jóvenes, hombres y mujeres en edades reproductivas, lo genera un doble efecto, porque la fecundidad baja”.

César Torres, docente de posgrados de la U. Jorge Tadeo Lozano, complementa esta visión y asegura que los grupos poblacionales en los que más se presenta esta tendencia asociada a la migración están en el rango de 18 a 45 años. “Eso se llama búsqueda de oportunidades”, dice Torres. El docente explica que “en el campo la remuneración es demasiado baja y las posibilidades de acceso a educación casi nula, entonces los jóvenes, especialmente mujeres, buscan desplazarse a las ciudades capitales o intermedias, y eso ha despoblado el campo”.

Además de Mapiripana y Palmar otros de los municipios en los que se evidenció un decrecimiento poblacional más fuerte fueron González (Cesar), que también se redujo 53%, y pasó de tener 9.252 habitantes en 2005 a 4.379, con lo que perdió 4.873 pobladores Este municipio, ubicado en la parte sur oriental del departamento en los límites con Norte de Santander, está a 233 km de Valledupar, la capital del departamento, y a 112 km de Cúcuta.

Tras este, con una reducción de 52% en su población frente a 2005 está el municipio de Providencia (Nariño) ubicado en el suroeste del país, a 36 km al occidente de Pasto. Tenía 11.699 habitantes cuando se realizó el censo nacional de 2005, pero el año pasado solo registró 6.127 personas. Este mismo nivel de decrecimiento poblacional lo vio Arenal, ubicado en la zona suroriental del departamento de Bolívar, un municipio que actualmente tiene 7.365 habitantes, y entre 2005 y 2018 perdió 8.049 de las 15.414 personas que lo ocupaban para ese entonces.

De los 473 municipios en los que se redujo la población en el país, 92 de ellos, lo que equivale a 19,4% del total, están ubicados en Boyacá, siendo este el departamento con mayor número de pueblos en los que se vieron reducciones de población. Cundinamarca, con 50 municipios, es el segundo que ha visto mayor cantidad de caídas en sus poblaciones, seguido por Santander, con 45 municipios. Antioquia le sigue con 42 municipios que perdieron habitantes.

LOS CONTRASTES

  • Sandra Patricia VelásquezDocente de Ciencias Humanas U. Externado

    “En esos municipios se encuentra una dinámica de pérdida de población por dos vías: o por migración o por que se tienen pocos nacimientos y más defunciones”.

  • César TorresDocente de posgrados de la Universidad Tadeo Lozano

    “Hay elementos asociados a la migración. Los grupos poblacionales que se reducen más están en el rango de 18 a 45 años, y eso se llama búsqueda de oportunidades”.

Las zonas que están aledañas a Bogotá aumentaron su nivel de población
En Bogotá, el crecimiento de la población desde 2005 fue de 8%, mientras que en municipios aledaños como Cajicá (81%), Cota (64%) y Mosquera (104%) se presentaron crecimientos notables. “Bogotá en 2005 pesaba más dentro de la población total, y eso se debe a que esas personas se ceden a la conurbación de Bogotá a Cundinamarca, que tiene mayor participación en 2018 frente a 2005”, comentó el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, quien dijo que esto es un efecto de las dinámicas de crecimiento urbano.