La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Andrea Carranza Garzón - acarranza@larepublica.com.co

Los riesgos que amenazan con desacelerar aún más la economía dividen a la Junta Directiva del Banco de la República y ponen sobre la mesa un nuevo recorte en la tasa de interés.

En las últimas cinco reuniones del año, la Junta Directiva del Emisor había decidido de manera unánime mantener en 3,25% la tasa de interés, pero ayer algunos miembros estuvieron a favor de una reducción.

“Hecha la evaluación del balance de riesgos, sin descartar la posibilidad de una reducción de la tasa de interés de intervención, la Junta Directiva consideró apropiado mantenerla en 3,25%”, dice el comunicado del Banco.

El menor dinamismo en los países emergentes de América Latina y Asia fue una de las razones por las cuales algunos de los miembros propusieron hacer más expansiva la política monetaria con el fin de darle un mayor impulso a la economía.

Además, si por fuera llueve, en el país no escampa. Los últimos datos de la industria muestran que ésta no levanta cabeza: en el primer semestre cayó 3,4%, tres veces lo esperado por los empresarios, y solo en junio su producción se disminuyó 5,5%.

Otro de los riesgos está asociado a la baja ejecución del presupuesto de inversión del Gobierno, al impacto que pueda tener el paro nacional agrario y el de los trabajadores de la Drummond, que lleva 38 días y ya se completan 3,3 millones de toneladas que se han dejado de exportar.

El gerente general del Banco Central, José Darío Uribe, advirtió que en la medida en que se afecte la producción del carbón habrá un impacto. Por ejemplo, el primer trimestre de este año se vio afectado por la huelga de trabajadores de Cerrejón y por el cierre temporal de la Drummond, y le pasó una cuenta de cobro alta: la producción del mineral cayó 24%.

Si bien el Emisor decidió mantener el pronóstico de crecimiento entre 3% y 4,5%, con 4% como cifra más factible de expansión del PIB para este año, no se descarta que estos riesgos puedan materializarse y hacer que la economía crezca por debajo de 4%, según Uribe, quien agregó que los pronósticos de las economías emergentes probablemente se revisen a la baja, al igual que el de la economía colombiana.

Sin embargo, aún persiste el mensaje del Banrepública de una aceleración de la economía a partir de la segunda parte del año, impulsada por las acciones de política monetaria y fiscal. Por el momento, la Junta decidió mantener este nivel considerando que “estimula el agregado de la economía”. Por el lado de su política cambiaria, Uribe reiteró que se mantiene su programa de compras diarias de dólares hasta septiembre para acumular hasta US$6.070 millones.

Inflación, por debajo de lo estimado
Según el Banco de la República, “en julio la inflación anual (2,2%) resultó algo menor a lo estimado por el equipo técnico y el promedio de inflaciones básicas se mantuvo relativamente estable en 2,5%. El promedio de las expectativas de inflación de los analistas y las calculadas a partir de las tasas de los títulos de deuda pública es similar a la meta de inflación de 3%”. Por el lado del crédito, indicó que “las tasas de crecimiento del crédito bancario se han estabilizado en niveles superiores al crecimiento del PIB nominal. En términos reales, las tasas de interés de las distintas modalidades se encuentran por debajo de sus promedios históricos (excepto la de las tarjetas de crédito)”.

Las opiniones

José Darío Uribe
Gerente General del Banco de la República

“Algunos estaban a favor de hacer una reducción de tasas. Está explicado por el comportamiento de las economías emergentes que está por debajo de lo esperado”.

Mauricio Cárdenas
Ministro de Hacienda y Crédito Público

“Las condiciones de la economía si bien van a en la dirección correcta podrían requerir una reducción adicional de la tasa, esa fue la opinión de algunos miembros de la Junta”.