La entidad anunció que se hará una adición contractual al convenio que tienen con Idemia Identity, proveedor tecnológico desde hace más de 10 años

Laura Vita Mesa - lvita@larepublica.com.co

Luego de que el registrador Alexander Vega explicara en entrevista con AL que, para la expedición de las nuevas cédulas digitales no habrá licitación pública, sino una adición contractual por $16.000 millones con el “único aliado tecnológico” de la entidad, Idemia Identity & Security Sucursal Colombia, se dispararon algunas alertas en el sector, donde se preguntan por qué se escogió la modalidad de contratación directa.

La razón de esto se remonta a más de 20 años atrás, cuando el Conpes 2822-DNP de noviembre 15 de 1995 estableció que “para la automatización del sistema de clasificación, almacenamiento y cotejo de impresiones dactilares, se utilizará el sistema AFIS”, por lo que la Registraduría modernizó su plataforma tecnológica integrando nuevos sistemas de identificación, como el mencionado, mediante la ejecución de los contratos 197 de 1997 (PMT Fase I) y 057 de 2005 (PMT Fase II).

En ese último, la entidad inició la modernización usando un sistema licenciado y provisto por Sagem Security (hoy Idemia), posteriormente, “el fabricante y proveedor exclusivo de la plataforma tecnológica”, cuya base es un sistema sobre el que la compañía tiene los derechos de propiedad intelectual.

Por esa razón, desde que el citado contrato terminó, en 2010, “se inició la celebración de contratos (directos) con ldemia para dar continuidad a las actividades de mantenimiento y sostenibilidad de los Sistemas”, argumentando que para ello es indispensable hacer uso de los sistemas de los cuales la empresa es fabricante, proveedor exclusivo y titular de la propiedad intelectual.

Lo anterior, se lee en el acto administrativo de justificación de la contratación directa del contrato que para este fin firmaron la Registraduría e Idemia este año (ver documento adjunto), y sobre el que se haría la adición contractual, que tipifica la inexistencia de pluralidad de oferentes.

Este último es el contrato de prestación de servicios 002 de 2020, que se adjudicó bajo contratación directa al no existir pluralidad de oferentes en el mercado, por un valor de casi $42.000 millones, para el "fortalecimiento, mantenimiento y sostenibilidad de la plataforma tecnológica PMT II del sistema de registro civil e identificación a nivel nacional".

Sobre el mecanismo de contratación directa, el abogado Gustavo Valbuena explicó que, de manera general, el principio de contratación estatal debe ser la selección objetiva a través de procedimientos que estimulen la competencia entre diferentes proveedores e incluso diferentes tecnologías.

"La contratación directa en estos casos se debe justificar en la medida en que sea estrictamente necesario mantener un solo proveedor, por razones de eficiencia que hagan más costoso en términos generales un eventual cambio y eso lo debe revelar el estudio previo que hace la entidad, por eso la decisión de no abrir a la competencia y contratar directamente debe ser motivada", dijo.

LOS CONTRASTES

  • Juan David DuqueProfesor contratación estatal U. Rosario

    "Con una necesidad diferente se tendría que contratar con un proceso nuevo, que permitiera la participación de más proponentes. Lo ideal siempre es hacer un proceso abierto y participativo, y esta era una oportunidad para hacer eso"

Para varias fuentes del sector la motivación es insuficiente, pues consideran que las cédulas son un producto con un objeto y necesidades distintas, y ha debido llevarse un proceso de licitación abierto a varios proponentes, con claridad sobre el estudio previo y las especificaciones técnicas que tendrán los documentos, que estarían listos en diciembre.

Sobre este último punto, un empresario del sector manifestó que cabe preguntarse lo siguiente: "¿Si uno no tiene clara la especificación técnica del producto, cómo puede tener ya definido con quién lo va a hacer, de qué manera, e inclusive llegar a un precio definido? No hay un estudio de mercado o de conveniencia".

Al respecto Juan David Duque, profesor de contratación estatal de la Universidad del Rosario, anotó que si se habla de necesidades técnicas es porque hay una necesidad nueva. "Con una necesidad diferente se tendría que contratar con un proceso nuevo, que permitiera la participación de más proponentes. Lo ideal siempre es hacer un proceso abierto y participativo, y esta era una oportunidad para hacer eso".

En cuanto al cronograma de la nueva cédula, el registrador Vega explicó que este mes estarán listas las especificaciones técnicas y de seguridad definitivas, al igual que el diseño del documento. Los primeros ejemplares de este nuevo documento de identidad se expedirán en diciembre.

Documentos adjuntos