El presidente de Fendipetróleo aseguró que por la crisis los distribuidores van a ver una pérdida en ingresos de 20% en este año

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

La pandemia y la baja cotización del petróleo han afectado a actores del sector energético, tanto del lado de los productores como de los distribuidores, quienes, debido a las disminuciones en los precios de venta, vieron pérdidas de hasta 20% en sus ingresos. Además, dicen que tienen afectaciones porque necesitan en regulación que permita una competencia equilibrada.

Juan Carlos Vélez, presidente de Fendipetróleo, aseguró en entrevista con LR que la falta de una política en este frente está llevando a pérdidas a los distribuidores de combustible.

¿Cómo está la situación actual de los distribuidores de combustible?
Nosotros esperamos que este año tengamos una caída en las ventas de 20%. La pandemia generó una disminución de 35% en las ventas de combustibles, tanto de gasolina como diésel, sobre todo en el periodo de cuarentena. Hemos notado una recuperación tanto en septiembre como en octubre, y en lo que tiene que ver con diésel estamos llegando a niveles del año pasado, incluso en esta época.

¿Se ha reducido el recaudo por la baja en las ventas?
Sí, el recaudo tributario se ha disminuido en $1,2 billones, eso al 30 de septiembre.

¿Cuál es el principal problema de esta crisis en el sector?
La caída en las ventas ha generado una afectación enorme en esta actividad, porque no todas las estaciones están en condiciones de subsistir. Tenemos cerca de 500 estaciones de servicio cerradas hoy, y en lo que insistimos es que se logre una estabilidad del mercado, porque esta pandemia ha generado una situación de competencia desleal, ha habido un mal manejo de los precios en las estaciones, y por eso la petición que hacemos al Gobierno es que establezca el margen de comercialización piso o sostenible para el precio del combustible, que garantice los costos de operación y que no siga ocurriendo lo que hoy pasa, y es que hay estaciones que en aras de garantizar ventas, bajen los precios por debajo de los costos.

¿Cómo calcular ese precio piso que solicitan?
En este momento el galón de gasolina tiene diferentes valores para determinar el precio. Comenzamos con lo que le pagamos a Ecopetrol por galón, que son $4.000. Este es fijo; los impuestos también son fijos, contrario a lo que pasa con el margen de comercialización para los distribuidores porque estos tienen un precio techo pero no un piso. Para el distribuidor minorista el techo es de $787, y así es que pueden venderlo a cualquier precio por debajo de ese, por eso lo que pedimos al Gobierno es que si ya sabemos que los costos son de $787 nos deje los costos de operación por esos niveles. Entonces, si ponemos un precio piso que garantice que ningún otro distribuidor pueda vender por debajo de eso, pues eso nos ayuda a que haya estabilización en el mercado y que se garantice el suministro del combustible.

LOS CONTRASTES

  • Julio Cesar VeraExperto en Petróleo

    “Si no se interviene en el precio mínimo se pone en riesgo la garantía de sostenibilidad y lo que eso significa en el futuro son mayores precios y menor calidad de servicio”.

¿Qué tanto afectó la disminución del precio de la gasolina?
El 22 de marzo el Gobierno tomó la decisión unilateral de bajar los precios, contrario a la costumbre de hacer cambios de 3% hacia arriba o hacia abajo, y los disminuyeron 15%. Hubo una rebaja de $1.200 y desde ese momento el precio ha estado al mismo nivel. Esa decisión generó $41.000 millones en pérdidas.

¿En que se focalizó el Congreso del gremio que se hizo esta semana?
Le dimos prioridad al margen de comercialización piso y sostenible. Hemos venido solicitando la intervención del Gobierno en ese frente y la decisión la tienen que adoptar el Minminas y el Minhacienda. De parte del Minminas prácticamente tenemos un sí y estamos buscando la aprobación del Hacienda. Estamos pidiendo una aprobación rápida porque esto no se puede prolongar.

¿Cree que el precio del combustible se mantenga estable?
Nosotros prevemos que en estos dos meses el precio se va a mantener igual y no va a haber una variación sustancial porque durante los otros siete meses ha mantenido los precios. Sin embargo, lo que le pedimos al Gobierno es que no vuelva a hacer lo que hizo en marzo, que fue haberse salido de esa constante donde la variación del precio no era superior a 3%, lo que permitía que los precios estuvieran estabilizados.