.
ECONOMÍA

Informalidad: El negocio de vender en la calle ¿necesidad o capricho?

domingo, 21 de diciembre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Colprensa

Pero, ¿Qué lleva a las personas a trabajar bajo el intenso sol que a diario azota a Cúcuta, los riesgos y la ilegalidad que conllevan el trabajo en la calle? Según el primer estudio sobre informalidad en el espacio público que hizo el Observatorio Económico de la Cámara de Comercio de Cúcuta, la falta de oportunidades laborales es el motivo principal para que las personas decidan trabajar en el rebusque.

De los 295 vendedores callejeros que participaron en el estudio,  77% de ellos especificó que la razón de su actividad es la falta de empleo formal. Sin embargo,17% aseguró que lo hacen con el objetivo de aprovechar las situaciones económicas especiales que ofrece la zona de frontera. 

Otros factores, como la falta de nivel educativo, también son un impedimento a la hora de conseguir empleo, aseguraron los vendedores. Solo 55% de la muestra terminó la primaria y  38% la secundaria, mientras que 1% tiene estudios técnicos y1% ha recibido formación universitaria. 

El trabajo en la calle, según los mismos vendedores, es la única forma que tienen de ganarse la vida. Se debe recordar que Cúcuta tiene una de las tasas de desempleo más altas del país (13,4%), al igual que de informalidad (71%), ambas cifras correspondientes al último informe del Dane, correspondiente a octubre de este año. 

Con más de 10 años en el rebusque, José Reyes explicó que prefiere seguir vendiendo sus productos “al sol y al agua”, que empezar a trabajar en empleos temporales, en donde el pago a veces es mucho menor al dinero que se hace con su puesto callejero. “Aquí por los menos sabe uno que el trabajo es seguro”. 

De acuerdo con la encuesta del Observatorio, solo 36% de los encuestados dijo estar interesado en buscar otro empleo, mientras que 64% no considera hacerlo. Las garantías de ser su jefe, lo que les permite definir factores como el horario de trabajo y el lugar del mismo, son otras razones para no querer cambiar de actividad. 

Sin embargo, esta economía callejera, que le da el sustento a miles de familias en Cúcuta y el área metropolitana no le genera beneficios a la ciudad. El director del Observatorio de la Cámara de Comercio de Cúcuta, Carlos Gamboa Sus, refirió que estos negocios no hacen ningún aporte fiscal ni ayudan al desarrollo del sector donde se concentran. 

Por el contrario, son negocios pequeños, “que se quedan en una enanismo económico, que distorsionan el modelo comercial de la capital, restándole competitividad y sin ningún compromiso ante la formalidad y la institucionalidad”, agregó. 

En este punto, vale señalar que aunque 56% de los encuestados dijo tener acceso a créditos, 37% lo hace a través de préstamos paga diarios, en donde los intereses superan 10%. 

El secretario de Gobierno de la Alcaldía de Cúcuta, Oscar Gerardino Astier, expresó que la informalidad callejera es un problema que viene afrontando la ciudad desde hace mucho tiempo y que en esta administración se les ha ofrecido a los vendedores varias alternativas para que se formalicen, pero ellos no han aceptado ninguna y, al parecer, no tienen ninguna intención de dejar de trabajar en la calle. 

El comercio informal también se ha convertido en un eslabón de la cadena de contrabando. Según dijo Gamboa, la venta de productos traídos desde Venezuela, es una variable que se ha incrementado con la constante devaluación del bolívar fuerte frente al peso. 

Al respecto, Gerardino, agregó que la intención de las autoridades es evitar que extranjeros, lleguen a engrosar las listas de vendedores informales, que se calculan son 2.500 aproximadamente. 

VENTAS DIARIAS 

Los especialistas en ventas callejeras, como también se hacen llamar, pues durante su experiencia muchos han vendido desde ropa, hasta accesorios para el celular, dependen de las ventas diarias, como cualquier negocio. Por eso, al momento de escoger la calle para trabajar, 80,3% lo hace teniendo en cuenta que el tráfico de personas sea alto, de allí la concentración en el centro de la ciudad. 

Otra razón que explica el auge de vendedores la zona céntrica, es que 53,8% de estos comerciantes aseguró que compra sus productos de venta en el comercio local, siendo el centro comercial Alejandría un referente en el tema. Cuando se trata de alimentos perecederos, personas como Reyes -que hoy vende mangos- compra su producto en Cenabastos, asegurando que se consigue a buen precio porque provienen de Venezuela. 

En cuanto a la rentabilidad de estos negocios callejeros, el estudio arrojó que 15% vende más de $100.000 al día,  40% entre $50.000 y $100.000, 37% de $30.000 a $50.000 y 8% menos de $30.000. En este aspecto, los vendedores señalaron que a las ventas hay que restarle lo que se invierte en mercancía, entonces las ganancias no son las mismas. 

Por ejemplo, Reyes invierte $150.000 cada tres días en mangos, este tiempo puede ser mayor o menor de acuerdo con las ventas. Este vendedor, asegura que normalmente vende de $50.000 a $70.000 diarios, por lo que su ingreso máximo en tres días sería de $210.000, que los reutiliza en volver a comprar mercancía y suplir los gastos de su casa. 

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE ECONOMÍA

Agro 15/07/2024 Pese a recuperación de la cosecha y al precio internacional del café, el PIB cayó 3,6%

La cosecha cafetera repuntó 14,4% y los precios internacionales tocaron máximos, resultados alentadores para actores del sector

Hacienda 16/07/2024 Una persona estuvo en situación de pobreza si vivió con menos de $435.375 al mes

De acuerdo con el Índice de Pobreza Monetaria en 2023, 1,6 millones de personas salieron de la línea de pobreza monetaria, reportó el Dane

Hacienda 17/07/2024 En junio, los arriendos inmobiliarios pesaron hasta 25% de la canasta de la inflación

El presidente Gustavo Petro aseguró que el Gobierno podría intervenir el precio del alquiler si continúa la especulación de precios