.
ECONOMÍA

Hasta con rifas de motos buscan seducir a los recolectores de café

domingo, 11 de octubre de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El Colombiano

“Es que antes sobraba la gente. Aquí no cabía el personal y llegamos a tener hasta 450 peones. Hoy, cuando mucho, estamos en 80 y como están los cafetales deberíamos tener siquiera 200 trabajadores”, lamenta el encargado de La Primavera, uno de los predios cafeteros ubicado a la entrada de Concordia, en el Suroeste antioqueño.

Pero el problema no es exclusivo de Concordia, desde la localidad vecina de Ciudad Bolívar, Juan Álvaro Arboleda, dice necesitar 500 recolectores y con mucho llega a los 250. “Estoy bien por lo conforme, pero haciendo novenas y rezándole a los santos para que me ayuden”.

La falta de recolectores no es nueva en Antioquia, segundo mayor productor del grano en Colombia. La violencia e inseguridad de años atrás provocó la migración de miles de familias, cuyas nuevas generaciones no contemplan regresar.

La crisis de los precios y la baja remuneración de esa tarea es otra razón para que potenciales jornaleros busquen otras opciones y se desplacen hacia las grandes ciudades a emplearse en construcción, vigilancia, comercio, o en oficios varios y hasta en ventas ambulantes.

Consciente de esa necesidad, en múltiples ocasiones el Comité Departamental de Cafeteros ha indicado que se requieren unos 23.000 recolectores para esta cosecha que se extenderá hasta diciembre próximo.

“Aunque todo el departamento requiere mano de obra, la principal carencia se concentra en Andes, Betania, Betulia, Ciudad Bolívar, Salgar, Concordia, Santa Bárbara y Fredonia”, asegura Álvaro Jaramillo Guzmán, director Ejecutivo del Comité (ver Análisis).

En el caso de Andes, por ejemplo, se afirmaba hace poco que el déficit de recolectores era del 60 por ciento, por lo que se pone en riesgo parte de la producción cafetera.

Guillermo Gaviria Osorno, en Concordia, también afronta dificultades para conseguir trabajadores. Aunque el tajo que está cosechando no es el mejor, requiere unos 150 y solo ha podido contratar a quince.

Estrategias e incentivos

Él, ha ideado una estrategia con la que procura despertar el interés de quienes están desocupados: la rifa de una moto 125 AKT, el próximo 6 de noviembre.

La idea, apoyada por otros cafeteros, es que el recolector que durante la semana coja 300 kilos de café tiene derecho a una boleta para participar en el sorteo. “Hay que hacer promoción de este modo para que la gente venga, se convenza de que le va bien, pues un día de 150 kilos a 450 pesos valen plata (67.500 pesos) y ese es un jornal bueno”.

Gaviria resalta que los caficultores han dispuesto un pago justo y condiciones buenas de alojamiento y alimentación, como pudo verificar este diario.

Iniciativas como las rifas toman fuerza en varios pueblos y otros productores las han acogido. Diego Luis González, dirigente de Salgar, resalta que los finqueros de esa localidad son muy creativos y que aquellos que tienen un perfil empresarial también están rifando una moto, entre los peones que permanezcan cinco semanas continuas.

Igualmente tienen habilitada la línea móvil 313-84431 31, en la que se brinda asesoría a interesados en trabajar en la recolección de café. El Comité también dispuso la línea 01-8000-415999 para ese propósito.

En Ciudad Bolívar, según Diego Londoño, las rifas están a la orden del día. “Las hay semanales de un millón de pesos, y se sortea entre aquellos que permanezcan de lunes a viernes en la finca y tengan un rendimiento de 500 kilos durante los cinco días”.

A la espera de que estos estímulos surtan efecto, están personajes como Claudia Vasco, quien descubrió hace algún tiempo las bondades de la cosecha cafetera.

Ella se dedica desde hace 10 años a atender las cocinas de los albergues y campamentos que se adecuan en las fincas que reciben y contratan jornaleros forasteros.

Recuerda que hace cinco años hizo el negocio de su vida atendiendo a 120 trabajadores, que para recoger la cosecha de 2010 se emplearon en una finca de Concordia.

“Entonces reuní más de 20 millones de pesos, lo suficiente para hacerme a una casita para mis tres hijas y yo. Llegué con mucho miedo y no sabía si iba a ser capaz de atender a todo ese personal, pero lo logré”, cuenta esta mujer, quien hace poco se hizo cargo de una niña huérfana.

Esta semana, en el mismo cuartel, Claudia solo atendía a un recolector y confía en que arriben más trabajadores, “ojalá bastantes”, para comprar otra casa o acabar de pagar un negocio que adquirió.

Más obstáculos

A la brega de conseguir mano de obra para los cafetales se suman otros aspectos que hacen más difícil la búsqueda. La ejecución de proyectos viales de cuarta generación (4G) y su paso por pueblos tradicionalmente productores del grano se está convirtiendo en una gran competencia.

Uno de los grandes temores es que si este año hay escasez de personal, el arranque en firme de esas obras empeorará y complicará más el panorama en 2016.

Otro aspecto negativo, es el afán que tiene el Ejército por reclutar hombres para sus filas. En Salgar, por ejemplo, algunos finqueros se quejan de los retenes que el personal del Batallón Nutibara de Andes está montando en las madrugadas, en las afueras del casco urbano, en los que son retenidos los carros que van con personal para las fincas.

“Le están restando mano de obra a los cultivos y por la forma arbitraria en que están actuando los militares ya la Personería local está instaurando acciones de tutela”, explica González.

Una de las esperanzas es que terminada la cosecha del Eje Cafetero (Quindío, Risaralda y Caldas) se liberen algunos jornaleros y que estos puedan llegar al Suroeste, el problema es que en esa zona los peones también son pocos.

La temporada seca por el fenómeno de El Niño también juega en contra y se está viendo que la falta de agua ha impedido el total desarrollo de los frutos, derivando en la mala calidad del grano.

Como si fuera poco, la falta de compromiso y la apatía de muchos por el trabajo está poniendo en riesgo la cosecha.

Al salir de una de las fincas una mujer contaba que el lunes pasado llegaron cuatro muchachos buscando trabajo y al otro día se fueron. ¿Y por qué? “Que dizque porque había mucho zancudo?”.

Para saber más

Luego de 3 años de ejecución del programa “Antioquia origen de cafés especiales”, impulsado por el gobierno seccional, se dice que el departamento tiene una nueva dinámica en esa materia, gracias a la inversión en infraestructura y educación. De hecho, la inversión total fue de 21.000 millones de pesos, destinados a educación y formación de las familias cafeteras, apertura de nuevos canales de comercialización, asistencia técnica para mejorar las prácticas de producción y beneficio del café, así como a estrategias de promoción del café de Antioquia y los concursos de taza. Unas 4.400 familias resultaron beneficiadas con el proyecto, en el que además se destaca la formación de 19.000 personas en talleres de buenas prácticas agrícolas.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE ECONOMÍA

Tecnología 19/07/2024 MinTIC reportó una afectación mínima en Colombia por el fallo tecnológico mundial

La cartera tecnológica aseguró que 95% de las entidades públicas y empresas privadas del país no presentaron afectaciones

Hacienda 19/07/2024 Presidente Petro insistió en que el sector financiero debe hacer una inversión forzosa

El mandatario aseguró que la banca pública es la clave para la inclusión financiera, y que más personas puedan acceder al crédito formal

Construcción 22/07/2024 Bogotá invertirá $19,6 billones en las obras del metro para los próximos cuatro años

La primera línea de la obra de movilidad ya tiene más de 35% de avance, según dijo el Distrito. La expansión del sistema, con las líneas 2 y 3, también se desarrolla