El sector que para un año normal debería mover más de $14 billones anuales, propuso empezar con autoconciertos

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co

A comienzos del mes pasado, en una plaza de eventos se vio una multitud de 400 carros en el primer autoconcierto de Dinamarca. Y eso no quedó solo ahí, en Alemania, Francia y hasta Italia (uno de los países con los peores efectos del covid-19) aparecieron autodiscotecas, autoteatros; y autocinemas no vistos desde los años 80.

Por eso, en Colombia, las empresas y trabajadores que viven del entretenimiento se reunieron como no había pasado antes a nivel gremial para entregarle al Gobierno un protocolo que podría dar las condiciones para que hasta los conciertos regresen. En este momento, esa guía ya se estudia por diferentes ministerios, y en próximos días definirán si lo aceptan o no.

Quienes viven de esas actividades recuerdan que, además de haber sido los primeros en cerrar, y cargar con el peso de “los últimos en abrir por la pandemia”, también son un sector que según el Dane, en un año normal, debería aportar a la economía más de $14 billones, es decir 1,8% del PIB.

¿Cómo empezar?
El protocolo que proponen se divide en cuatro fases, el primero es el de permitir que se dé paso a los autoconciertos, y autocines tanto en parqueaderos privados como espacios públicos.

“Somos conscientes de que estamos apuntando a la salud pública, pero también como incluso lo dijo la propia OMS, las artes son parte de la salud mental de las personas”, dijo Luz Ángela Castro, directora de Ocesa Colombia, empresa que está lista para empezar con autoconciertos en espacios propios como el Parque Salitre Mágico.

Fases dos, tres y cuatro
Luego de un periodo prudente de autocines y autoconciertos, en el que los promotores coinciden que si se da el permiso se puede empezar incluso desde julio, luego se pasaría a los eventos en vivo bajo ciertas restricciones.

La fase dos habla de espectáculos solo a 25% de la capacidad total, y un distanciamiento de las personas de dos metros. Tiempo después se propuso que se amplíe a una capacidad de hasta 50% del aforo, y más adelante 75% (en ambos casos con la distancia de 2 mts).

LOS CONTRASTES

  • Luz Ángela CastroDirectora de Ocesa Colombia

    “La realidad como la conocemos se demorará en esta industria, pero si no nos reactivamos y seguimos esperando habrá más pérdidas de empleos e impactos”.

  • Luis BurgosGerente de Árbol Naranja

    “Lo importante ahora es reactivar al sector cultural. Empezar no es fácil, pero hay que dar los primeros pasos para que tengamos eventos, ya sea a finales de 2020 o en 2021”.

Pese a que un evento con una venta de boletería de solo 25% de la capacidad total, significa un posible trabajo a pérdidas, “en este momento lo que estamos haciendo es que se nos dé la oportunidad de retomar las actividades. Lo que cobramos por hacer un evento ya no es viable, pero hay que reactivar la industria”, agregó Luis Burgos, gerente de Árbol Naranja.

Hay que recordar que las industrias creativas, no solo los conciertos, o demás espectáculos, sino otros como salas de ensayo para músicos, estudios de grabación, etc, tuvieron que poner pausa y al corte de abril, sumando hasta las labores recreativas. Allí se perdieron 806.000 empleos por falta de ingresos.

Para estos empresarios la prioridad está en mover la industria, y se han hecho intentos para generar movimientos como la realización de eventos online. Pero incluso allí empezaron las trabas, “Sayco comenzó cobrando 3% del total de los ingresos por derechos de autor, no estoy en contra de eso, pero deliberadamente lo subieron a 12%”, agregó Burgos.

Lanzan incentivos para apalancar proyectos de economía naranja
Desde el Ministerio de Cultura, la jefe de esa cartera, Carmen Vásquez, ha dicho que siguen recibiendo propuestas de sectores de la economía naranja para su apoyo en medio de la pandemia. Lo último fueron $300.000 millones para apalancar proyectos de este tipo este año ($250.000 millones para culturales y creativos, y $50.000 millones para Áreas de Desarrollo Naranja (ADN). El decreto con este incentivo también dice que habrá deducción en el impuesto de renta de 165% por inversiones al sector.