Construcción y manufacturas serán los dos primeros en hacer aperturas paulatinas a partir de la fecha establecida

Laura Fernanda Bolaños R. - lbolaños@larepublica.com.co

Tras dar a conocer, no solo que se extenderá el aislamiento preventivo obligatorio hasta el 11 de mayo sino que serán dos los sectores que podrán reactivarse paulatinamente, el presidente de Colombia, Iván Duque, anunció los protocolos de higiene y prevención que se deberán cumplir para garantizar la salud y seguridad de los trabajadores.

En primera instancia, y como lo explicó la vicepresidente, Marta Lucía Ramírez, el sector de manufacturas, que fue uno de los seleccionados para su apertura desde el 27 de abril, deberá cumplir medidas como: tomar la temperatura de los empleados diariamente al inicio de la jornada laboral y la instalación de lavamanos adicionales con los que se deben garantizar el lavado de manos de los operarios cada dos o tres horas al día. Adicionalmente, la vicepresidente informó que “en aquellas industrias que se corra el riesgo de manipular el rostro, se deberán utilizar caretas de protección como en las industrias metalúrgicas. Cada empresa deberá garantizar dos metros de distancia entre cada operario y dar a conocer un protocolo de aseo en cada puesto de trabajo”.

Tanto para este sector, como para el de construcción, la adopción de turnos flexibles es otra de las medidas que el Gobierno exigirá para evitar la propagación del Covid-19, que en el país, hasta la hora de publicación de esta edición, ha cobrado la vida de 172 personas.

Reglas para las constructoras

El sector de la construcción, al igual que el de manufacturas, deberá seguir un protocolo especial que dio a conocer el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón.

Como explicó el jefe de cartera, “se anunció la apertura gradual del sector y desde el 27 de abril, irá poco a poco recuperando el curso productivo”, pero teniendo en cuenta que no solo se activará el sector edificador, sino también la cadena de insumos que se incluye en el mismo. No obstante, se aclaró que las actividades que tienen que ver con remodelación y autoconstrucción quedan suspendidas.

Respecto a los cuidados de salud y de protección que se deben tener en cuenta dentro de las obras, el ministro explicó que “se dará un manual de implementación de protocolo a cada proyecto; además, por cada 100 colaboradores que haya en un proyecto, se tendrá un supervisor de salud y seguridad”.

Uno de los puntos que aclaró es que los trabajadores deberán tener un dotación de ropa de trabajo y otra diferente para el momento de transporte, al igual que tapabocas y alcohol, y los costos de las mismas, deberán ser asumidas únicamente por las empresas y los proyectos.

Carlos Arango, presidente de Constructora Bolívar, manifestó que ve con buenos ojos la implementación de este protocolo. “Es importante la capacitación que les daremos en los lugares donde no tenemos supervisión, como es en su casa y entorno familiar. Si bien son costos adicionales, eso será secundario”, puntualizó el directivo. Esta empresa compró los insumos de seguridad necesarios desde hace unas semanas y el lunes iniciarán las adecuación de nuevos lavamanos y espacios para el cambio.