El precio del petróleo y las medidas fiscales para afrontar la crisis del Covid-19 fueron las razones para disminuir la calificación

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

Fitch Ratings rebajó la calificación soberana de Colombia de ‘BBB’ a ‘BBB-’ y mantuvo perspectiva negativa. De esta manera, el país queda a un paso de perder el grado de inversión, lo que podría traer más efectos desfavorables a la economía y a las finanzas públicas.

Las razones por las que la calificadora tomó esta decisión se basan en dos factores principales, que los economistas y empresarios han denominado como la tormenta perfecta, que son la fuerte caída en el precio del petróleo y los esfuerzos fiscales para combatir la pandemia de Covid-19.

Ambos elementos harían, según Fitch, que Colombia sufriera una contracción moderada de la economía en 0,5% en 2020, precisamente, por la caída en la demanda interna, derivada del aislamiento social, y las exportaciones de petróleo, cuyo precio actual, disminuiría en cerca de $16 billones la renta petrolera.

“La recesión y la caída del precio del petróleo afectarán negativamente los ingresos del gobierno, mientras que el paquete fiscal anunciado por el gobierno (1,4% del PIB hasta la fecha) aumentará el gasto público”, estableció Fitch.

Para el exministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, la noticia sería “precipitada”, pues deberían dar un compás de espera a ver cómo se estructura el plan de respuesta al Covid-19 del Gobierno.

En igual medida el excodirector del Banco de la República José Antonio Ocampo señaló que “no es el momento para que las calificadoras estén haciendo cambios en las notas”, ya que aumentan la incertidumbre en un momento innecesario.

Ahora, sobre el temor de perder el grado de inversión en el corto plazo, el experto consideró que no es tan probable, sin embargo, si las circunstancias siguen así, en un mediano plazo si es factible.

“Puede ocurrir que pierda el grado de inversión, pero por la forma, con la que no estoy de acuerdo, con las que las calificadoras califican a los países. Por ejemplo, el Fondo Monetario Internacional le dio una línea de crédito al país y eso es una demostración de la confianza que se tiene”, expresó.

Dentro de su crítica a la agencias señaló que sería importante que se cambien las reglas en EE.UU. de los fondos de inversión y de esta manera se pueda invertir analizando otros factores diferentes a las notas de las calificadoras, que ya han caído en errores en situaciones pasadas.

Y en el mismo sentido se expresó el Ministerio de Hacienda, al señalar que “el impacto en el mercado de las decisiones recientes de las calificadoras de riesgo ha sido limitado, como se evidencia en los resultados de las subastas de TES que se realizaron esta semana”.

Ahora, en caso de perderse el grado de inversión, Andrés Moreno Jaramillo, analista bursátil indicó que las consecuencias serían que se vuelve más costoso para el país financiarse en el extranjero, además que varios fondos de inversión se irían del país, pues solo tienen como política invertir en países con buenas calificación.

Sobre el futuro, el exministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, expresó que mantener el grado de inversión depende del manejo que se le dé a la actual coyuntura del Covid-19.

“Es entendible que se diera este paso con lo que está ocurriendo. Es una pandemia que llevará a Colombia, y a todo el mundo, a una recesión, pues se suma lo que está pasando con el petróleo. Lo que hay que cuidar es no llegar a una depresión. Con los datos que tenemos el panorama es peor que la crisis de 2008”, señaló Zuluaga.

Sobre las recomendaciones que señala la entidad en el comunicado, explican que “se necesitan más medidas de política fiscal para lograr un aumento sostenible en la base de ingresos no petroleros y así estabilizar la deuda del Gobierno General, dadas las rigideces del gasto fiscal”.

Para finalizar la calificadora y el Gobierno destacaron que el grado de inversión sigue reflejando “la solidez de la política macroeconómica del país que ha llevado a la estabilidad económica y financiera y el compromiso de realizar esfuerzos para consolidar el déficit fiscal y estabilizar la deuda pública en los próximos años”.

LOS CONTRASTES

  • José Antonio Ocampo Profesor Universidad de Columbia

    “Puede ocurrir que se pierda el grado de inversión, pero por la forma, con la que no estoy de acuerdo, con las que las calificadoras califican a los países”.