Varios exfuncionarios solicitaron que se implemente un seguro de desempleo a informales

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

A través de una carta, la Comisión Económica, que integran exministros de Hacienda como Mauricio Cárdenas, el expresidente Andrés Pastrana, y congresistas y empresarios le solicitaron al presidente Iván Duque implementar una serie de medidas fiscales y laborales que le permitan al país soportar este periodo de crisis. En su misiva, una de las recomendaciones se centró en la posibilidad de establecer horarios de trabajo flexible para aumentar la productividad de las empresas.

Se trata de una recomendación que permitiría, según ellos, descongestionar el transporte público y los servicios, y espaciar los puestos de trabajo para que el contacto físico entre trabajadores sea menos probable. “Pero ello solamente sería posible si no implica una sobrecarga en los costos laborales de las empresas”, dijeron.

Los expertos también añadieron que en el corto plazo se debe ser muy prudente en el manejo del déficit fiscal. “En las circunstancias actuales tal vez no sería muy adecuado amarrarnos estrictamente a la regla fiscal vigente, pero tampoco sería aconsejable soltar las amarras del gasto hasta un monto que amenace la estabilidad económica de la Nación”, aseguran el carta.

Aunque ya se viene trabajando en la entrega de ayudas económicas como el Ingreso Solidario o la devolución del IVA, recomendaron a su vez que se debe analizar la implementación de un seguro al desempleo tanto para formales como para informales. “En este sentido, las discusiones que se han dado alrededor de extender las medidas adoptadas durante la emergencia y extenderlas a modo de Ingreso Básico Universal”, explicaron.

Otro de los puntos que se aconsejan es un aporte de los funcionarios del Estado para los más necesitados. Según los exministros, “las personas que prestan sus servicios al Estado, especialmente los que perciben ingresos por encima de los diez salarios mínimos mensuales podrían hacer un esfuerzo en favor de los sectores más necesitados y sacrificar lo correspondiente a una mesada. Si consideramos que la mayoría de ellos perciben al menos trece mesadas anuales, la colaboración que les pedimos no es exagerada ni pone en peligro la estabilidad económica de sus hogares”.