Empresarios están de acuerdo con que incursionen en el mercado

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

Debido al creciente interés mundial por disminuir la emisión de gases de efecto invernadero y a los compromisos asumidos por Colombia en el Acuerdo de París, el Gobierno ha iniciado una serie de reformas en el sector energético con el propósito de definir una política pública que permita la entrada de las fuentes renovables no convencionales (como la eólica, solar y las pequeñas centrales hidroeléctricas) en el Sistema Interconectado Nacional.

Para ello, la Comisión Reguladora de Energía y Gas (Creg) expidió en enero la resolución 015 de 2018, en la que se modifican las tarifas. Esta nueva estructura tarifaria se publicaría en aproximadamente un mes.

En los próximos días, también se publicaría una norma que permitiría la contratación a largo plazo de las energías limpias en el sistema nacional, las cuales ingresarían con condiciones preferenciales y podrían ofertar a precios más bajos.

Para Ángela Montoya, presidenta ejecutiva de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica (Acolgen), es necesario que las energías renovables no convencionales ingresen a la matriz eléctrica colombiana.

“La subasta se debe hacer para cuando el país requiera la energía, buscando de todos modos confiabilidad, pues ya Colombia es un país con muy bajas emisiones en el sector eléctrico. Entre más oferentes participen en la subasta, es mejor para la demanda”, señaló.

Sin embargo, la directiva mencionó que esta subasta debería ser abierta a todas las tecnologías para que no se privilegien unas más que otras.

El presidente de la Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas), Orlando Cabrales, también está de acuerdo con que las energías renovables no convencionales incursionen en el mercado, pero tiene algunos reparos.

“Es importante diversificar la matriz y disminuir las emisiones de dióxido de carbono en 26%, que es la meta que se propuso el Gobierno, pero estas fuentes son intermitentes así que requieren un respaldo térmico”, opinó.

Según Cabrales, la mejor opción para este respaldo es el gas natural y no el carbón, ya que cualquier expansión térmica que se haga con carbón incumpliría la meta de reducción de dióxido de carbono.

“Además, en términos técnico operativos, en caso de que la energía producto del sol o del viento se vea interrumpida por la intermitencia de estos, la entrada a respaldar con gas es más rápida que con carbón", dijo.

LOS CONTRASTES

  • Orlando CabralesPresidente de naturgas

    “Las energías renovables no convencionales son variables. La experiencia internacional ha demostrado que requieren un respaldo térmico, la mejor opción es el gas natural”.

Por último, el presidente de la asociación de gas se refirió a que otro de sus peros frente la normativa es el hecho de que las energías renovables ingresen al mercado con preferencias, pues lo más saludables es que los dejen competir a todos.

La polémica de la regasificadora del Pacífico
Otra polémica se suma al sector energético y es la construcción de la regasificadora del Pacífico, cuya licitación se abre en octubre de este año. Según Luis Alfredo Baena, vicepresidente ejecutivo de Canacol Energy, el país todavía no necesita esta planta, pues Colombia tiene suficientes reservas para abastecer 80% del déficit de gas de la nación hasta finales de 2024. Además, el gas importado le costará a los colombianos 60% más que el nacional.