Hoy se adjudicaría el negocio de producción y comercialización del Doble Anís. Gobernación del Huila dice que el proceso ha sido transparente

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

El polémico contrato para la producción y comercialización del aguardiente Doble Anís del Huila estaría por definirse hoy. Se trata de un negocio que en las últimas semanas ha generado críticas de diversos sectores, y el cual ha obligado a la Gobernación del departamento a salir a aclarar la situación. Desde la entidad dicen que no se violó ningún proceso contractual, ni tampoco algún criterio de competencia, sin embargo, hay quienes han salido a acusar lo contrario.

La denuncia que hoy tiene bajo la lupa al proceso obedece a que, de acuerdo con uno de los participantes, no se cumplieron los parámetros y se creó un “pliego sastre”. Así lo advierte la Industria de Licores Global (Licorsa S.A.) - uno de los interesados en la licitación- quien señala que desde la Gobernación se ajustó el pliego para adjudicar la concesión y el contrato a la Fábrica de Licores de Antioquia (FLA), “que no tiene carácter de empresa industrial, sino de entidad territorial”.

“Lo más grave en este caso radica en que el departamento del Huila ajustó el pliego para adjudicar la concesión y celebrar el contrato con otra entidad territorial, cuando se tiene por sabido que los departamentos no pueden ejercer funciones mercantiles, ni industriales, según los artículos 287 y 298 de la Constitución”, argumentó Hugo Tovar Marroquín, abogado apoderado de Licorsa.

De fondo, lo que destaca Tovar es que, bajo esos términos, una empresa particular no puede competir con un departamento. “Es un ‘pliego sastre’ pues la única entidad territorial con una licorera que no es empresa es Antioquia; las otras como Cundinamarca, Caldas y Valle sí son empresas industriales y comerciales del Estado”, destacó.

La importancia de lo que está en juego se debe a que el contrato tiene un valor de $300.000 millones y se extendería por cinco años para que la FLA quede a cargo de ese negocio. Y bajo esta óptica, se podría dar un monopolio de mercado, tal y como lo expresan quienes denuncian el proceso.

Aunque se prevé que hoy se defina la adjudicación de ese contrato, LR contactó a la Gobernación del Huila para ingadar por los argumentos de Licorsa. Así, a través de un comunicado, explicó que “las condiciones jurídicas, financieras y técnicas previstas en el pliego de condiciones, obedecen a criterios de objetividad y proporcionalidad”.

Así mismo, destacaron que el proceso contractual que actualmente cursa no se encuentra amañado, ni desconoce, “en manera alguna, el ordenamiento jurídico contractual colombiano, con la intención expresa de favorecer a alguno de los interesados”. De hecho, frente a esto, aclaró que se adelantó un proceso de licitación pública con amplia participación de ofertes públicos y privados, y no se privilegió a ningún interesado en particular.

Pero este lío no solo generó encontrones, sino que se interpuso una acción de tutela, la cual busca la suspensión o cancelación de la licitación para la concesión del aguardiente Doble Anís. No obstante, ese recurso no salió adelante, pues según el cronograma establecido en el proceso, hoy se prevé que se defina la adjudicación.