Analistas creen que la Junta Directiva del Emisor reducirá en 25 puntos básicos la tasa de intervención, para llegar un mínimo de 2,25%

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

La leve recuperación económica, con un expectativa de inflación de 2% al cierre del año, sería una de las razones por las cuales la Junta Directiva del Banco de la República completaría hoy su quinta reducción en la tasa de interés. Analistas y expertos consideran que se lograría un recorte de 25 puntos básicos, con lo que alcanzaría un nuevo mínimo 2,25%.

Las proyecciones generalizadas del mercado apuntan a que la baja obedecería al espacio fiscal que aún está dando la economía. No obstante, según advierten los economistas, con esta se podría llegar al fin del ciclo de recortes, que inició de manera consecutiva en marzo, días después de declararse el confinamiento nacional.

“Esperamos un recorte de 25 puntos básicos. Los motivos siguen siendo los mismos: una disminución de tasas que se explica por el espacio que está dando la inflación; y por otra parte, como los confinamientos se han prolongado, aún está muy débil la economía”, destacó Juan David Ballén, jefe de investigaciones de Casa de Bolsa.

El analista aclaró que el mensaje principal de la Junta será definir si aún queda espacio para un recorte nuevo en agosto. “Creemos que el ciclo terminaría con ese mes, pues una tasa por debajo de 2% es inocua para la economía. Ahí ya se tendrá que revisar cómo se hace esa transferencia al consumidor”, destacó.

Tal y como lo proyecta Casa de Bolsa, la Encuesta de Expectativas del Citi, en la que se agrupan 28 firmas participantes, destaca un promedio de 2,25% para hoy. De lograrse dicha tasa de intervención, el sondeo agrega que a final de año se podría llegar a 1,97% promedio. La razón: la mayoría apuesta por una tasa de 2%, pero hay algunas entidades que creen que podría llegar hasta 1,25%.

Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria, advirtió que, por ahora “bajar las tasas de interés demasiado podría generar problemas de estabilidad financiera y ayudar de alguna manera a que la crisis que estamos viviendo se agrave y se convierta también en una crisis financiera”.

De acuerdo con el economista, la expectativa es que la inflación va a retornar a 3 % el próximo año, por lo que ya no habría demasiado espacio para bajar las tasas. De hecho, dijo, primero es necesario analizar cómo se siguen trasladando los recortes al consumo.

Por ahora los analistas advierten que si bien el Banco de la República viene haciendo algunos esfuerzos en su política monetaria, la demanda por crédito sigue siendo baja. “Sí ha bajado la tasa interés, pero eso no necesariamente redunda en mayor número de créditos, porque, de todas maneras, el riesgo sigue muy alto”, dijo Olarte.