La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Alejandra Solano Vargas - msolano@larepublica.com.co

Los líderes de los gremios transportadores señalaron que: la ministra Cecilia Álvarez sólo se reunió con tramitadores y que todavía no se han alcanzado acuerdos.

La ministra de Transporte, Cecilia Álvarez aseguró haberse reunido con los camioneros en la tarde de hoy y haber logrado acuerdos para levantar el paro. Sin embargo, Pedro Aguilar Rodríguez, presidente de la ACC y Alejandra Baquero, presidenta de ATC expresaron que la jefe de cartera sólo se reunió con tramitadores. Además, señalaron que el Gobierno ha desconocido que: ”el 80% del paro es transportador y no agrario”.  

"Que la Ministra reciba a quien quiera, pero no diga que está arreglando un problema de nivel nacional. El país está convertido en una olla a presión. Estábamos callados. El Gobierno no había dejado que los medios salieran a decir nada con respecto a la inmovilización camionera. Ésta es mucho más grave que el paro agrario. Los puertos están colapsados. Quieren tapar con un dedo un problema, el 80% de los transportadores de cargas están paralizados", dijo Alejandra Baquero.

Los camioneros decidieron apagar los equipos desde el 19 de agosto. Los transportadores piden que le bajen el precio al combustible, pues los altos costos no son compensados por las ganancias de los viajes.

Por su parte, Pedro Aguilar escribió en su cuenta de Twitter: “Los acuerdos se hacen con los que convocaron el paro, no con oportunistas (…) no confunda tramitadores con transportadores”.

Mientras que la Ministra de Transporte dijo en la misma red que: “Representantes de los transportadores en la puerta del Ministerio. Los invité a entrar para revisar su situación (…) El diálogo nos permite alcanzar acuerdos. Ya lo logramos con varios transportadores (…) Los transportadores son importantes para el país, y por tanto para el Gobierno. Con todos dialogamos y buscamos acuerdos”. 

Una de las exigencias de los camioneros es que se rebaje el precio del ACPM por lo menos en $2.000. “Nosotros hablamos con los de Ecopetrol y nos mostró la estructura de costos. Ellos dicen que refinar combustible no es negocio, que para ellos es mejor venderlo crudo. La reflexión que le hicimos es que el problema que tenemos es de país, no sólo del transporte de carga sino del que tiene una carro, una moto, todo el que consume combustible”, dijo Barrera.

En promedio, en un trayecto como el de Bogotá-Barranquilla, que son aproximadamente 948 kilómetros (según el Invías),  los conductores se gastan 200 galones a $8.277, es decir, $1.655.400 en combustible. Sumado a ello, se deben cancelar 13 peajes con un costo total de $336.400. Los fletes (pago de la carga) se están cancelando por un valor de $2.400.000, si le restamos a esto el costo del viaje que es $1.991.800 (gasolina y peajes), le quedan a los propietarios de los vehículos $408.200, sin contar con la alimentación y el hospedaje.