lunes, 17 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Andrea Carranza Garzón - acarranza@larepublica.com.co

Uno de los grandes objetivos que busca la reforma tributaria es la generación de empleo, pero a dos días de que el proyecto de ley pase su prueba de fuego en el último debate, aún no termina de convencer a algunos congresistas, a la Contralora y a los expertos de que pueda lograr su cometido.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, ha explicado que con la reducción del 13,5% en los impuestos a la nómina de las empresas que contraten personas con sueldos inferiores a los 10 salarios mínimos y la sustitución de esta financiación por la del nuevo impuesto para la equidad, llamado Contribución Empresarial para la Equidad (Cree) se generarán entre 400.000 y 1 millón de empleos. Los cuales, hace la salvedad, pueden ser nuevos o pasar del sector informal al formal.

Sin embargo, las cuentas del Gobierno no le cuadran a expertos y congresistas. A pesar de los foros, discusiones, debates, senadores y representantes siguen incrédulos. Incluso algunos solicitaron que se archivara la reforma.

A través de una proposición, representantes a la Cámara por el Polo Democrático afirmaron que “la reforma en nada resuelve la generación y formalización de empleo al pretender un alivio de la carga parafiscal, por el contrario aumenta las ganancias de los empresarios. La cifra de un millón de nuevas plazas de trabajo es más bien un deseo político del Gobierno”.

Ante la desconfianza de los congresistas por los resultados del Cree, Cárdenas ha afirmado que los recursos sí serán suficientes, ya que mientras un punto del impuesto a la renta recauda $1 billón, uno del Cree recaudará $1,2 billones. Así mismo, ha dicho que el crecimiento del impuesto a la renta, al cual estará amarrado el Cree, ha sido del 6,7% desde 1998 a 2011, mientras que el de los parafiscales ha sido 3,9%.

El director de la Dian, Juan Ricardo Ortega, recordó que hace unos años se presentaron reformas tributarias apostando por la inversión, con decisiones como la deducción del 40% en activos fijos, las zonas francas, los contratos de estabilidad, lo que tuvo un costó más de $20 billones. “Para la gente que dice que bajar precios no afecta la demanda, que me explique por qué $20 billones en la disminución del impuestos generaron las tasas de inversión más altas del país. ¿Por qué bajar al 16% los impuestos a la nómina no va a tener un impacto en el empleo formal, cuando hacer el mismo ejercicio con bienes de capital disparó la inversión?”, dijo el funcionario.

Para Stefano Farné, director del Observatorio del Mercado de Trabajo y la Seguridad Social de la Universidad Externado, las dos cosas no son comparables. El experto afirma que varios estudios, entre esos un trabajo Bennmarker, Mellander y Ockert (2008) para Suecia, incluso los mismos que ha utilizado el Gobierno para sustentar el proyecto de ley, demuestran que es falso que se vayan a generar empleos con la reducción de los impuestos a la nómina.

“Están utilizando un método de estimación que está mandado a recoger”, dijo el experto, quien preguntó además qué garantizará que los empresarios se comprometan a generar empleo.

Así mimo, Farné cita un estudio del Banco Mundial (BM) que dice que la afirmación del Gobierno es incompleta y de hecho sobreestima los resultados. “Esta baja en los costos lo que hace es que se repartan entre los dueños y los trabajadores”.

A esta opinión se suma la de la Contraloría General de la República, la cual a través de un estudio, indicó que diversos reportes internacionales arrojan un “reducido impacto” sobre el empleo tras la reducción de los parafiscales, acompañado más bien por un aumento de ganancias y de salarios.

El estudio explica que el argumento para apoyar la demanda del trabajo de parte de los empresarios se viene utilizando desde hace varias años y con él se implementaron leyes como la de Primer Empleo. Se redujo el costo de despidos, las horas extras y se flexibilizó la contratación laboral, pero el impacto sobre el empleo agregado fue marginal.

Al cierre de esta edición no se había empezado a votar el articulado en ninguna de las Plenarias, ni se había presentado el informe de las más de 400 proposiciones que fueron estudiadas durante ayer por las subcomisiones para conseguir el aval del Gobierno.

Tres días no serán suficientes para debatir la reforma
De acuerdo con el senador Jorge Enrique Robledo, estos últimos días que tiene el proyecto de ley de reforma tributaria en Plenarias para ser discutido no serán suficientes para “arreglar el Frankenstein tributario”. Robledo dijo que la reforma aún puede caerse ya que los artículos que faltan por discutir constituyen el núcleo central de la iniciativa: “mayor impuesto a la renta para la clase media trabajadora, reducción de la tarifa de renta del 33% al 25% para los monopolios y las trasnacionales, exoneración de aportes al Sena, el Icbf y la salud, nuevo impuesto Cree, amnistía tributaria para los capitales”, entre otros.

Las opiniones

Sandra Morelli
Contralora General de la República

“No estoy tan convencida de que cuando se reduce el monto de la carga de impuestos automáticamente se formalice el empleo”.

Juan Ricardo ortega
Director de la Dian

“¿Por qué bajar a 16% los impuestos a nómina no tendrá impacto en el empleo, cuando hacer lo mismo con bienes de capital disparó la inversión?”.

Stefano Farné
Dir. Observatorio mercado laboral del externado

“Es falso que van a generar más empleo. Esta baja en los costos lo que hace es que se repartan entre los dueños y los trabajadores”.