.
ECONOMÍA Conflicto preocupa a obreros y proveedores de Canal de Panamá
domingo, 26 de enero de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Colprensa

La advertencia a fines del año pasado del contratista Grupo Unidos por el Canal (GUPC) de suspender los trabajos de construcción del tercer juego de esclusas en la ampliación del Canal de Panamá aduciendo sobrecostos, ha generado preocupación no sólo entre las partes en conflicto, sino también entre los obreros, sub-contratistas, proveedores del proyecto y en el sector bancario panameño.

GUPC, que integran las empresas Sacyr Vallehermoso (España), Impregilo (Italia), Jan de Nul (Bélgica) y Constructora Urbana S. A. (CUSA/Panamá), aduce costos imprevistos por 1.600 millones de dólares, que lo han dejado con problemas de flujo de caja para seguir avanzando en el proyecto.

Según el consorcio, uno de los factores que llevó a esta situación han sido fallas en los estudios geotécnicos previos entregados por la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y otros expertos, y por lo que ha habido material excavado que no ha podido ser utilizado en el mismo proyecto, generando esfuerzos adicionales para conseguirlo. 

La administración canalera ha reaccionado advirtiendo que no aceptará presiones, que existen mecanismos de reclamación contenidos en el contrato que deben ser sustentados, y que cualquier solución al conflicto se debe buscar dentro del contrato.

Aunque GUPC había advertido sobre la posibilidad de suspensión a partir del 21 de enero de los trabajos, cuyo avance se estimaba en cerca de 66 por ciento, las obras no se ha detenido, en medio de reuniones formales e informales entre representantes de las partes comprometidas para plantear propuestas de solución. 

El ritmo de los trabajos es, sin embargo, según la ACP, menor, o de apenas entre 25 y 30 por ciento, mientras que las posiciones entre las partes no se veían tan cerca como se esperaría de una solución. 

La ACP planteó un aporte conjunto de 283 millones de dólares para mantener los trabajos, de los cuales adelantaría 100 millones para que el contratista cumpla con sus obligaciones.

Los otros 83 millones de dólares serían por la extensión de dos meses de la moratoria de repago de esa cantidad por parte de GUPC en virtud de adelantos, mientras que GUPC debería poner otros 100 millones de dólares para ser utilizados en el proyecto. 

GUPC propuso en principio un anticipo de 400 millones de dólares, además de extender la moratoria del anticipo actual hasta el final del período de arbitraje, y planteó luego el cofinanciamiento de los costos imprevistos. 

En los últimos días, la esperanza de una solución se ha centrado en reuniones realizadas con la empresa afianzadora del proyecto Zurich. El ambiente en torno a la marcha de la mega-obra ha tenido, sin embargo, otras consecuencias, de las cuales no se habla mucho, generando incertidumbre entre los trabajadores y los mismos proveedores de la obra, además de preguntas en el sector bancario panameño, que tiene clientes entre los subcontratistas del proyecto de ampliación.

Importantes gremios empresariales de Panamá, como la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) o la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede) han querido dar una voz de tranquilidad al manifestar su respaldo a la ACP y la confianza en que se encontrará una solución al problema. 

Así lo ha hecho también el presidente panameño Ricardo Martinelli, pero los despidos y la reducción de la intensidad de las obras han confirmado que hay otras razones de preocupación, de las que no puede estar ajeno el sector privado. 

La inquietud empresarial resulta lógica, luego de las expectativas sobre la generación de oportunidades para Panamá y los panameños proyectadas en lo previo con el proyecto de expansión del Canal, cuyo coto se estimó en unos 5.250 millones de dólares, y que motivó inclusive la decisión de los panameños, a través de un referendo, de dar luz verde a la realización del proyecto.

La iniciativa fue presentada en lo previo como una esperanza de desarrollo en un país de poco más de tres millones de habitantes, que lideró el año pasado el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en América Latina, pero que tiene aún ante sí grandes retos por la desigualdad o la brecha existente entre ricos y pobres. 

Es también evidente la preocupación, pese a que una fuente de GUPC consultada se abstuvo de hacer algún comentario o facilitar algún contacto con los proveedores del proyecto, recordando la cláusula de confidencialidad del contrato. 

La ministra de Trabajo y Desarrollo Laboral de Panamá, Alma Cortes, se reunió recientemente con el administrador del Canal de Panamá, Jorge Quijano, para expresarle su preocupación por los despidos masivos que se han dado en el proyecto de ampliación. 

La reunión fue solicitada con urgencia por Cortés, al señalar que hay empresas subcontratadas por GUPC en las que no se les están pagando el salario mínimo correspondiente ni las horas extra a los trabajadores.

Un obrero entrevistado hace unos días por la radioemisora panameña RPC, y que vino al edificio de administración del Canal en la capital panameña para expresar su sentir, reconoció que está preocupado porque el conflicto le está afectando y a su familia, que tenían muchas esperanzas en el proyecto, y en especial ante la posibilidad de una posible paralización de las obras. 

Aseguró que lo que está pasando (el conflicto) no es justo, y que ni él ni su familia tienen culpa de ello. 

Genaro López, secretario de Finanzas del Sindicato Unico de Trabajadores de la Construcción y Similares (Sintracs), reconoció ante Xinhua la preocupación por los miles de trabajadores que asegura han sido despedidos en el proyecto, por lo que señala que hay ahora alrededor de 3.000 obreros trabajando en el mismo. 

"Es un problema (el de los despidos) que afecta la economía de Panamá y del país, porque de pararse este proyecto habría que buscar otra empresa (para continuar los trabajos), y hay que ver por los nuevos costos que podría generar esto, más el atraso en las obras", agregó. 

El sindicalista manifestó que los obreros, que conocen lo que hacen y están acostumbrados a un ritmo de trabajo, sienten preocupación y esperan para saber qué va a pasar. 

Agregó que ante cualquier eventualidad será importante pagarle a estos obreros sus prestaciones. 

Quijano ha reiterado, por su parte, que una obra de la importancia de la ampliación se terminará de todas formas, teniendo en cuenta el adelanto que lleva, lo contemplado en el contrato, con mecanismos de reclamación y contingencia, y la experiencia que la misma ACP tiene en trabajos como el del dragado. 

Según lo que se resuelva, las obras podrían tomar un poco más de tiempo y determinar cambios en los costos.

MÁS DE ECONOMÍA

Transporte 28/07/2021 Plan GDP en El Dorado ha afectado a 459.830 pasajeros y 3.082 vuelos en dos meses

La Aerocivil afirma que busca soluciones al problema operativo. Aerolíneas han tenido que sortear retrasos que van desde 25 hasta 484 minutos

Salud 25/07/2021 Llegan 3,5 millones de dosis de Moderna donadas por el Gobierno de Estados Unidos

Este sábado, las autoridades de salud de Colombia detectaron la presencia de la variante Delta en un ciudadano ubicado en Cali

Educacion 27/07/2021 Bogotá anunció 35.000 cupos de formación gratuita en tecnologías 4.0 revolución industrial

La Alcaldía lanzó la oferta en el marco de la estrategia de declarar a Bogotá con enfoque Stem (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas por sus siglas en inglés).

MÁS ECONOMÍA