martes, 18 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Colprensa

Luego de reunirse con el secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, en la sede de ese organismo, la canciller María Ángela Holguín sostuvo que "quedamos muy satisfechos", pues el Gobierno colombiano tuvo la oportunidad de exponer y hablar sobre las consecuencias y el impacto del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Según Holguín, quien estuvo acompañada por la gobernadora del Archipiélago de San Andrés, Auri Guerrero y el alcalde de Providencia, Arturo Robinson, la reunión fue productiva si se tiene en cuenta que el Secretario de la ONU estuvo atento a las explicaciones de los funcionarios colombianos y se espera que algunos documentos, que fueron entregados, sean analizados a profundidad.

“Estuvo muy atento a las explicaciones y seguramente van a trabajar sobre lo que se entregó seguramente con las mismas entidades de las mismas Naciones Unidas, por ejemplo, la Unesco con la reserva de biosfera, con la Alta Comisionada para los Derechos Humanos con el tema de la vulnerabilidad de los derechos humanos de los raizales (…) Quedamos muy satisfechos”, aseguró la Canciller en una rueda de prensa desde Nueva York.

Por su parte, la Gobernadora explicó que Ban Ki-Moon recibió un documento que “fue radicado, lo observó, revisó su contenido de manera rápida y dinámica. Observó también las imágenes que le trajimos del pueblo raizal, manifestándose en contra o solicitando sea revisada la determinación”

Agregó que si bien el Gobierno colombiano siempre ha sido respetuoso con los fallos, los habitantes del Archipélago consideran que la aplicación de la decisión de la CIJ será difícil y más teniendo en cuenta que en el área donde fueron enclavados los cayos de Quitasueño y Serrana, “nosotros tenemos nuestros bancos de pesca (…) En este momento así no sea apelable el fallo, sí es sujeto a ser revisado ”.

Entre tanto, el Alcalde de Providencia indicó que lo que hicieron con esa visita fue “tocar puertas” y que se hará lo mismo con otras instancias. “Hemos pedido que no se acepte el fallo que perjudica socialmente (...) Lo que hicimos hoy es tocar puertas, acudir a todas las instancias que hay para ir sensibilizando a todos los que tengan la posibilidad de ayudar al Archipiélago reconsiderar el daño que al aplicarlo le va a causar a la comunidad”, dijo.

Lo cierto es que tras esta, la primera vista en este periplo diplomático, se vienen otras, entre ellas, una reunión que se está formalizando con la Alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, de quien se quiere escuche a la comunidad de pescadores, tanto artesanales como industriales.

Esta visita se estaría realizando a comienzos de 2013. De la misma manera, se recurrirá a reuniones con organizaciones ambientales que den su punto de vista acerca de la manera como se vería afectada esa parte del Mar Caribe, hoy bajo derechos de Nicaragua.