La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Esteban Guerra - hguerra@larepublica.com.co

Dos de las concesiones mineras más grandes del país definirán su suerte en los próximos días. La Agencia Nacional de Minería, el Ministerio de Minas y las empresas están realizando constantes reuniones para prolongar la expiración de los contratos.

Pese a que los contratos de Cerro Matoso y Paz del Río no vencerán en los próximos meses, los directivos de ambas empresas están buscando expandir sus operaciones, mayores tiempos en la concesión minera, lo cual los ayudará a producir y vender más.

Si bien el cambio en las reglas del juego busca mejorar las condiciones de las mineras y del Estado, hay que tener en cuenta que no tener un parámetro definido para los contratos espantará la inversión en el sector.

Los expertos afirman que los ejecutivos de Cerro Matoso S.A se están reuniendo por estos días con la autoridad minera del país con el fin de buscar un cambio en las condiciones del contrato 051, que le permitirá extraer níquel de la mina ubicada en Córdoba hasta el año 2029.

Según se conoció, la compañía estaría buscando ceder a las pretensiones del Gobierno Nacional, que busca que sus operaciones dejen más regalías y contribuciones a las poblaciones aledañas, a cambio de aumentar sus operaciones en la zona y un mayor tiempo en la concesión.

Aunque se afirma que la negociación está muy cercana y que estaría próxima a cerrarse, los directivos de Cerro Matoso S.A. aseguraron que no darán declaraciones hasta que este proceso no culmine ya que no quieren “generar falsas expectativas”.

Lo cierto es que desde el Congreso de la República se presionó fuertemente para que la minera entregara el 14% de las regalías y esta sería una de las condiciones. Así mismo, Cerro Matoso tendría que aumentar su contribución en inversión social.

Otro de los aspectos claves es mejorar en los índices de contaminación, esta petición se tiene en cuenta en la negociación gracias a las advertencias de la Contraloría General de la República.

Algunos afirman que cambiar las reglas del juego sobre contratos que ya están en marcha crea inestabilidad para futuras inversiones. “El mensaje es claro, no se puede tener un contrato por cada empresa, hay que unificar los criterios”, dijo Eduardo Chaparro, director de Asomineros de la Andi.

Por otra parte, Paz del Río, que tiene contrato hasta 2020 busca ser socia del proyecto del Ferrocarril del Carare. Esta megaobra tiene un tiempo de concesión mucho más amplio que el contrato minero y la empresa busca que ambas concesiones sean por un periodo mayor.

El Ferrocarril del Carare es clave en las negociaciones
Paz del Río, busca ser una de las socias del proyecto de infraestructura más importante del sector de la minería. El Ferrocarril del Carare dará soluciones en el transporte a la carga del centro del país, para evacuarla hacia los puertos en la costa atlántica. Lo cierto es que en la negociación que se hace por estos días con la autoridad minera, la compañía pretende extender su concesión hasta un tiempo similar al de la concesión del Carare, el contrato expira antes de 2020 y la megaobra contempla un plazo mayor.

La opinión

Eduardo Chaparro
Director de la cámara Asomineros de la Andi

“Cerro Matoso ha dejado más de $1,5 billones en regalías. Y ha aportado hospitales, viviendas y casinos para todos sus trabajadores”.