Analistas hicieron un llamado a que el Gobierno revise el caso para evitar complicaciones en el futuro

Joaquín M. López B.

Tras encontrar errores en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto Quebradona, en Jericó, Antioquia, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) dio a conocer que ese análisis ya fue aprobado, por lo que se inició la evaluación ambiental para determinar la viabilidad del proyecto.

Aunque eso ya pasó, un tema que se discutió entre analistas fue el que expuso el investigador Luis Jorge Garay en el Hay Festival Jericó 2020. Allí, Garay advirtió que dentro de lo que se le está permitiendo a la compañía Anglogold Ashanti, (responsable del proyecto), estaría que se incluye una indemnización por la que respondería la Nación, en caso de eventuales objeciones jurídicas o sociales del plan.

La presidenta de ProAntioquia, Azucena Restrepo, recordó que el análisis de Garay es un llamado a que “el Gobierno realice una rigurosa planeación estratégica, ecológica y económica sobre el modelo extractivista del cobre a gran escala que debería darse en el país. Pues, a diferencia de Chile, donde la explotación del cobre es controlada por el Estado, la extracción que se propone en Jericó tiene como objetivo principal la exportación del material sin su procesamiento”.