.
CONSUMO Sony, Samsung y LG, televisores de más confianza
viernes, 10 de octubre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Gabriel Forero Oliveros - gforero@larepublica.com.co

El televisor es tal vez el inquilino más recurrente en los hogares colombianos. Está en la sala, en el cuarto y hasta en la cocina. Acompaña a amas de casa, estudiantes y ejecutivos, por lo que la valoración de la marca que lo produce es fundamental para el mercado.

El análisis de valor percibido de la marca que realizó la consultora Brandstrat, concluyó que Sony es la insignia que tiene un alto precio según 55% de los encuestados; 90% de familiaridad y un alto valor agregado.

Según datos del estudio, más de 50% de las personas de los estratos dos y tres consideran a esta marca como de alta calidad, mientras que dentro de los niveles socioeconómicos altos (4,5 y 6), 69% perciben calidad por el precio pagado.

Dicha medición se hizo con una muestra de 362 hombres y mujeres de entre 25 y 55 años pertenecientes a estratos socioeconómicos dos al seis.

En lo que respecta a las edades, del segmento de entre 25 y 39 años 48% considera que el precio de venta es alto, mientras 63% de las personas de entre 40 y 55 años piensa que es costoso.

Las marcas que completan el podio, en cuanto a percepción de retribución de valor agregado y ventajas del consumidor, con relación a su precio son las compañías surcoreanas Samsung y LG.

La primera compañía es la que goza con el porcentaje más alto de familiaridad (91%), pero “en los estratos bajo y medio bajo es catalogada como una marca que da menos valor por el precio pagado mientras en los estratos más altos la percepción es completamente opuesta, se recibe más de lo que se da. Si se percibe en general el valor de esta marca se recibe justo lo que se paga” señaló, Rafael López director general de Brandstrat.

Tal afirmación se basa en que 40% de las personas que viven en estratos bajos perciben una alta calidad de estos televisores, mientras que consideran que su precio es alto. Factor que se diferencia con 65% de los residentes de niveles económicos de más poder adquisitivo, que creen que la calidad del electrodoméstico es alta.

LG es una de las marcas de televisores con más influencia en el mercado local, pero presenta, según el estudio, algunas particularidades semejantes a las de Samsung.

Por ejemplo, los colombianos pertenecientes a los estratos altos creen que el precio no es tan costoso, pues solo lo consideran así 39% de los encuestados, mientras que 48% de los consumidores de niveles económicos bajos lo perciben caro. Además, 84% de las personas tienen familiaridad con la marca surcoreana.

Las que más venden
Una de las vías en las que se comprueba este podio, es la de los datos obtenidos durante el primer semestre del año, en el cual Sony, Samsung y LG, sumaron 82% de participación en las ventas del mercado.

Eso explica que estas tres compañías fueron las que más aportaron a lo recaudado en las ventas ene se periodo, que alcanzó $1 billón, con 1,1 millones de unidades.

Cabe recordar que las cifras del mercado de televisores en el país tuvieron un ascenso vertiginoso impulsado por la transmisión del Mundial de fútbol de Brasil en al que Colombia llegó a tercera ronda.

Según Ángelo Marconi, gerente de producto de televisores de LG, es muy posible que los números de la industria de estos electrodomésticos crezcan al finalizar el año, con un impulso de las marcas líderes.

Las otras marcas que componen el estudio de Brandstrat son Panasonic, Kalley, Toshiba, Sharp, Simply y AOC, las cuales tiene una percepción de familiaridad que oscila entre 36% y 84%.

“En cuanto a la marca Panasonic (84%), que entre la gama alta de televisores es la de menor precio, se percibe como una marca que se paga más que lo que el consumidor recibe. Por estratos se encuentran algunas diferencias, el estrato bajo percibe que paga más de lo que ofrece en calidad y confianza, el estrato medio percibe que recibe lo justo y el estrato alto que recibe mas de lo que paga”, señaló López.

Las marcas restantes, según el informe, se encuentran en un rango que se perciben como económicas y que no retribuyen mucho valor agregado por el precio que se paga.

Por ejemplo, Kalley, tiene un 61% de familiaridad en los consumidores.

Esta compañía tiene un hito diferencial y es que pese a estar catalogada como económica, 19% de las personas del estrato tres considera el electrodoméstico costoso. Dentro del nivel socioeconómico dos, 8% cree que sí se paga mucho, al igual que 7% de los consumidores de los estratos altos.

Con un comportamiento similar se encuentra Toshiba y Sharp, que son consideradas como marcas que tienen un valor de marca menor a su precio, según cita el informe. Pese a eso, respecto al precio de la primera compañía mencionada, 28% de los encuestados en el nivel socioeconómico tres lo percibe como un bien caro.

“Por último encontramos las marcas AOC y Simply cuyo conocimiento está por debajo de 50% y su valor percibido es el más bajo de todas las marcas de televisores: en precio, calidad y confianza” concluyó López.

AOC por ejemplo, tiene 0% de percepción de alta calidad en los consumidores que pertenecen a los estratos altos.