.
CONSUMO Las dietas kosher y vegetariana son hasta 11% más costosas que las regulares
domingo, 3 de mayo de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado - pdelgado@larepublica.com.co

Para una persona promedio el gasto en estos alimentos cada semana tiene un costo de $152.000 semanales tomando como referencia productos de marcas reconocidas disponibles en las grandes superficies de Bogotá. Sin embargo, si opta por eliminar la proteína animal parcial o totalmente, como sucede con las dietas vegetarianas y veganas, necesitará hasta $30.000 adicionales.

Dado que los vegetarianos no consumen carne deben reemplazar sus valores nutricionales con productos como la quinua, el garbanzos o las lentejas. Hoy es posible encontrar una gran variedad de derivados en tiendas especializadas como Orgánicos Balú, ubicada en el norte de la capital del país. Allí son famosas las hamburguesas, chorizos, salchichas y hasta tamales naturales por un costo que oscila entre $7.000 y $10.000 por un paquete de cinco porciones.

Así mismo, en la tienda Clorofila Orgánico, con 25 años de trayectoria, se ofrece una gran variedad de alimentos complementarios como algas marinas, miso, gluten, kibbes, falafel, rollos primavera y snacks que son una alternativa para quienes eliminaron los derivados animales de su dieta. Allí son muy demandados, por ejemplo, las leches de almendras o soya, así como quesos y yogures.

La particularidad de estos productos es que solo vienen en pequeñas presentaciones que no superan el kilo de peso por lo que las compras se vuelven una actividad más frecuente.

En cuanto a los productos agrícolas como las frutas, hortalizas o tubérculos, ha ganado fuerza la tendencia de que sean de origen orgánico. Consciente de ello Liliana Morales, propietaria de Clorofila Orgánica, surtió las dos tiendas que tiene en Bogotá con su propia cosecha, proveniente de una finca que tiene en Madrid (Cundinamarca). De esta forma no solo amplió su oferta sino que redujo el costo de productos como la lechuga al eliminar los intermediarios.

Kosher, la más compleja

Dadas las exigencias de la comunidad judía, su canasta alimenticia se convierte en una de las más costosas, principalmente por el proceso de sacrificio que se exige para los animales, conocido como shejitá, el cual consiste en cortar la garganta del animal rápidamente y disponer de su cuerpo de acuerdo a un ritual que es avalado por un rabino.

Alex de la Rosa, propietario de Kosher Express, tienda que comercializa productos cárnicos, cuenta que aunque hace unos años tenían convenio con el Frigorífico de Guadalupe para realizar este proceso, hoy se lleva a cabo en su mayoría en una planta de beneficio ubicada en Barranquilla, lo que les permitió una disminución en los costos.

Aún así, mientras un kilo de carne promedio cuesta $13.000, el kosher se comercializa a $28.000 dependiendo del corte.

Lo propio sucede con los cortes de carne de pollo que están en promedio en $14.000.

Además del procedimiento del sacrificio, los productos kosher, especialmente los cárnicos, son cuidadosamente empacados al vacío y distribuidos en mercados especializados.

Sin embargo no sucede lo mismo con todos los alimentos. También hay más de 303 compañías alrededor del mundo que sin proponérselo han hecho de la comunidad judía sus clientes especiales. Lo anterior se debe a que cuentan con alguna de las certificaciones kosher que se otorgan en diferentes países y reconocen el producto como neutral. Tal es el caso de compañías con presencia en Colombia como Nestlé, Quaker, Manuelita, Café Oma, entre otras.

Cada vez con mayor penetración
Aunque el porcentaje de la población que sigue estas dietas es muy pequeño, es frecuente ver que en el país se multipliquen las tiendas especializadas y que incluso las grandes superficies destinen áreas especiales para ofrecer estos productos. Carulla y Jumbo son ejemplos de esta política con secciones especiales de productos nacionales e importados que están en ocasiones muy por encima del precio promedio. Tal es el caso de los snacks que pueden costar hasta siete veces más que su equivalente en la dieta tradicional. Dado el interés de las personas por consumir alimentos más sanos y el mayor ingreso per cápita, la rotación de estos productos es alta. 

Las opiniones

Francy Muñetones
Gerente de Balú, mercado orgánico
“Es posible reemplazar alimentos como la carne por proteína vegetal proveniente de la quinua, el garbanzo, las lentejas o la soya en dietas saludables o vegetarianas”.

Alex de la Rosa
Gerente y propietario de Kosher Express
“En la comida kosher es de especial cuidado el sacrificio del animal para la obtención de la carne, por lo que se usa un procedimiento especial llamado shejitá”. 

Xavier Gómez Gosálbez
Chef de cocina vegana
“Los alimentos a base de soja y sus derivados como el tofu son una gran ayuda para una persona que se vuelve vegetariana por sus múltiples usos y variados sabores”.