sábado, 3 de octubre de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado - pdelgado@larepublica.com.co

La masificación de la cultura de las donuts llevó a LR a realizar una ruta gastronómica con el objetivo de comparar esta golosina freída cuyo origen se remonta al siglo XIX.

Para el ejercicio se compraron dos donuts de diferente sabor (chocolate y crema) en alguna de las franquicias de Dunkin’Donuts, Krispy Kreme y Donut Factory en Bogotá.

Luego de hacer fila (la cual fue especialmente larga en Krispy Kreme), elegir entre decenas de sabores y degustar las versiones del ícono por excelencia de la dieta estadounidense se evaluaron servicio, tamaños, precios, presentación y la terminación de la masa.

Al final Dunkin’Donuts se lleva la mejor calificación a la presentación (siempre y cuando lleve por lo menos media docena) por sus creativas cajas temáticas que por esta época exaltan la noche de Halloween. Sin embargo, en servicio la puntuación más alta es para Krispy Kreme, no solo por sus más de 15 referencias sino también por la atención de sus colaboradores.

El producto de Donut Factory es un tanto más pequeño que su competencia y apenas más costoso (la unidad está en $2.900 y la media docena en $15.900), sin embargo, su masa glaseada de elaboración propia es el plus de la experiencia.

Las opiniones

Federico Martínez
Cheff

“Las donuts son productos muy versátiles que se pueden glasear o rellenar, además pueden hacerse con distintos tipos de masas”.

Miguel Merino
Presidente de Dunkin’ Donuts en Colombia

“Nos hemos mantenido durante 30 años en el mercado colombiano con la franquicia estadounidense”.