La demanda en línea aumentó 16,2% en julio en comparación con el año anterior, según un índice mensual de Visa y IHS Markit

Bloomberg

El mes pasado, el gasto de los consumidores del Reino Unido experimentó el mayor repunte desde 2016, liderado por un aumento en las compras por Internet, al tiempo que los bares y restaurantes siguieron sufriendo las consecuencias de la pandemia.

La demanda en línea aumentó 16,2% en julio en comparación con el año anterior, según un índice mensual de Visa y IHS Markit. El gasto total aumentó 2,4%, mientras que hoteles, bares y restaurantes mostraron una caída de 18%.

Los artículos para el hogar, así como los alimentos y las bebidas, continuaron mostrando mejoría. Pero la caída en el gasto presencial ya ha provocado el cierre de tiendas y la pérdida de empleos. La cadena minorista Marks & Spencer Group Plc anunció esta semana que reduciría el personal en aproximadamente 7.000 trabajadores, lo que se suma a una lista de empresas que están reduciendo sus operaciones.

Visa dijo que las cifras de gasto se están moviendo en la dirección correcta, pero es “cautelosa” sobre las perspectivas. El desempleo está aumentando y la finalización en octubre del programa de apoyo salarial del Gobierno podría conducir a una mayor pérdida de empleos y a una debilidad en la confianza del consumidor.

“El camino hacia la recuperación económica sigue siendo frágil”, dijo Annabel Fiddes, economista de IHS Markit. “El término del esquema del Gobierno de permisos pagados es probable que aumente el desempleo y, combinado con tendencias salariales más débiles, podría obstaculizar cualquier aumento futuro en el consumo de los hogares”.