.
ARCHIVO Un proceso de integración desintegrado
viernes, 17 de enero de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Fabio Fernando Moscoso

Las recientes medidas proteccionistas aplicadas por Ecuador agravan aún más la ya precaria situación de la CAN en términos de integración comercial. El pasado mes de enero, Ecuador decidió gravar la importación de 627 partidas arancelarias provenientes de todo el mundo.

Esta política afecta de manera importante a países como Colombia, Perú y Bolivia, socios de Ecuador en el marco de la Comunidad Andina de Naciones, generando a los exportadores de estos países en la práctica una doble restricción comercial.

Ante esta situación la Secretaria general de la CAN, investigará la adopción de estas medidas proteccionistas en los próximos días. Para infortunio de los exportadores de la CAN a Ecuador, esta situación se viene presentando durante los últimos años. De hecho, en enero de 2009, Ecuador restringió 647 sub partidas arancelarias con una justificación similar a la actual: “graves déficits en la balanza comercial”. Las consecuencias durante esta época fueron un aumento en los precios internos y aumento en el desempleo, principalmente en Guayaquil ciudad netamente comercial. Posteriormente en junio de 2009, se fijaron aranceles a 260 productos en lugar de cupos y se activaron los beneficios comerciales en el marco de la CAN. Sin embargo, en el caso colombiano se fijaron por parte de Ecuador salvaguardias cambiarias para 1.346 productos, con aranceles que fluctuaban entre 5% y 65%. Finalmente, en 2010, se eliminaron las salvaguardias aplicadas a los productos colombianos convergiendo al sistema de beneficios comerciales imperante en la CAN. Sin embargo, durante 2012, Ecuador vuelve a implementar un sistema proteccionista: la restricción de importar bienes con aranceles y cupos de importaciones para 106 ítems comerciales con aranceles y 16 sub partidas con cupos de importación.

Pero, ¿por qué se restringen tanto las importaciones en Ecuador? Todo parece indicar que la justificación es el déficit en la balanza comercial que presenta desde los últimos años. Las cifras muestran un comportamiento no muy grave a este respecto. En 2011, el déficit comercial fue de US$687 millones, en 2012 de US$195 millones, pero para el primer trimestre de 2013, se presentó un superávit comercial de US$24 millones. Por el contrario, durante 2013, la balanza comercial cerró con un déficit de US$1.059, 9 millones durante el periodo enero - octubre (cifras Banco Central de Ecuador, 2013). Este gran desequilibrio comercial parece que ha empujado al gobierno Correa a implementar una política altamente proteccionista al comercio exterior.

Para infortunio del proceso de integración regional de la CAN, Ecuador como muchos países miembros de este grupo incumple con los acuerdos comerciales de manera unilateral, como ya lo habían hecho Venezuela, Perú y Bolivia en décadas pasadas. Ecuador regresa al pasado donde se pretendía proteger el mercado interno soportando las industrias nacionales con aranceles y cuotas, pero olvidando que los mercados necesitan bienes intermedios para mejorar la calidad de los bienes.

La moraleja de la historia consiste en explicar que en la CAN cada país hace lo que bien le parece, sin importar sus compromisos comerciales y cada vez se comprueba más que este grupo es un proceso de integración desintegrado.

Ecuador repite su política comercial de los años sesenta
En los años sesenta, setenta y ochenta los países de América Latina implementaron con cierto éxito la política de sustitución de importaciones (PAL) que pretendía de manera general sustituir las importaciones de la región con industria nacional que deberían producir los productos precedentemente importados y de manera paralela proteger estas industrias con aranceles y cuotas de importación.