.
ARCHIVO Oops! busca socios para comenzar operaciones en Medellín el otro año
miércoles, 1 de febrero de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Bogotá. Cuando la mamá de Maria Camila Mejía llegó de su viaje a Argentina le contó la existencia de una tienda de Barbie que le ofrecía a sus pequeñas compradoras una experiencia más satisfactoria, dónde no solo podían adquirir la muñeca, sino que también ponía a disposición de las niñas servicios de peluquería, disfraces, fotos, un espacio para consumir alimentos y hasta un automóvil Volkswagen rosado.

"Este concepto de negocio me dio una luz para crear un lugar similar, porque el almacén de la Barbie ofrecía un lugar soñado por cualquier niña, pero le faltaba un componente muy especial: el componente social. Siempre quise que la empresa que formara dejara un granito de arena y se me ocurrió la idea del Club Oops!" comentó Mejía sobre las ideas que la llevaron a consolidar un negocio pensado en las necesidades de las niñas entre 9 y 14 años, las cuales atraviesan una etapa de formación importante para su posterior desarrollo."Quería un lugar especial para niñas en las edades de 9 a 14 años, niñas que ya no quieren ser tratadas como niñas, pero tampoco pueden hacer las actividades de los grandes. Niñas que están en una etapa donde sufren muchos cambios tanto físicos como emocionales. Y revisando la oferta que tiene la ciudad para este nuevo segmento de mercado, me encontré con que no existe aún un lugar que sea dedicado a este tipo de público" agregó.Desde entonces esta emprendedora ha tenido gran entusiasmo y bastante curiosidad en ver qué pasa en el día a día de estas, casi mujercitas, como le gusta llamarlas. Bajo este proceso de formación se dio cuenta que esta es una etapa donde las niñas quieren compartir al máximo con las amigas, explorar nuevas experiencias creativas e innovadoras, y tener un lugar donde puedan sentirse en un mundo en donde se les entiende sus necesidades y se puedan identificar con otras niñas, sin representar autoridad y coerción.El primer boceto de la idea se desarrolló hace tres años en la Universidad Pontificia Bolivariana en la materia de formación empresarial y posteriormente se desarrolló lo que sería el plan de negocios de esta nueva empresa."Durante la práctica presenté mi proyecto de negocio al programa Ciudad E de Comfama y la Alcaldía de Medellín.En el programa fui seleccionada para recibir un proceso de fortalecimiento empresarial en el que se trabajó sobre la modelación del negocio evaluando de forma práctica como sería la real operación de esta nueva empresa", dijo Mejía sobre el proceso formación.Además, recibió asesoría en el componente formativo por parte de la Corporación Kairos, la cual tiene como misión generar procesos de transformación social a través de estrategias pedagógicas innovadoras orientadas al empoderamiento de las personas. En este momento, los planes para Oops! son encontrar el capital necesario para empezar operaciones.Su gestora está en busca de inversionistas o socios capitalistas, pero asegura que estas personas deben entender y compartir la filosofía de su empresa. "No es solo una inversión rentable económicamente hablando, es mucho más que eso. Es brindar a nuestras jóvenes y futuras mujeres colombianas una formación íntegra", indicó María Camila Mejía.La empresa tiene como expectativa para el próximo año empezar operaciones y dar el gran paso para que se haga realidad el sueño de esta emprendedora. También se busca que en 2015 Oops! se posicione como la empresa líder en formación integral para niñas entre 9 y 14 años.Los servicios que ofrece el club Oops!Entre las actividades destacadas que tendrá este club, su creadora María Camila Mejía resalta algunas categorías entre las que se encuentran ActiveZone, un área que se dedicará a las actividades físicas y dinámicas que promuevan el desarrollo motriz de las niñas, y paralelamente trabajarán temas formativos que permitan fomentar la confianza y la higiene. En la misma línea se encuentra ActionZone, un espacio en donde a través del baile, teatro, pintura y música las chicas podrán desarrollar habilidades de destreza y expresión corporal. Aquí se fomenta la sensibilización de los sentidos ayudándolas a la liberación de sus sentimientos. TheLab es el lugar dónde pondrán a volar su imaginación y creatividad, impregnando sus creaciones con su estilo propio promoviendo espacios para que descubran su personalidad. Finalmente, BeOOPS es la línea que trabaja temas para la edad, entregando a las chicas las bases para una sana transición de niñas a mujeres.La opiniónSandra VillegasGerente de Consultoría Gestión y Competitividad "El modelo de negocio es muy interesante y novedoso porque une el tema de la diversión y el aprovechamiento del tiempo libre con la formación de chicas con valores e identidad propia".Marcela D' Jesús

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA