martes, 4 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Colprensa

El italiano y su grupo controlaban 90% de la textilera. Un odontólogo, con $1 millón de activos, compró $5.300 millones en acciones.

Uno a uno, el periodista le va leyendo a un alto directivo de Fabricato los nombres de las 20 personas naturales y jurídicas que más concentran las acciones de la compañía. ¿De quién es Invertácticas? -"De Corridori"-, responde la fuente. ¿Y P&P Investment? -"Eso también es de ellos", afirma el interlocutor, quien para ponerle fin a la consulta dice, sin asomo de duda: "mejor dicho,Alessandro Corridori y el grupo que se movía con él en las operaciones de bolsa, tienen el 90 por ciento de la empresa".

Corridori, un italiano con diez años de historia en el país y casado con una excomisionista de bolsa, era el patrón de Fabricato. Por el poder que acumuló es impensable que ni la presidencia ni la Junta Directiva de esta industria supieran de las maniobras presuntamente especulativas que el italiano y sus amigos, clientes de Interbolsa, desarrollaban en la Bolsa de Valores de Colombia. En 2011, con pérdidas de la compañía, su acción se valorizó 214 por ciento.
 
Parte de esas operaciones presuntamente especulativas se las financió a Corridori la firma Interbolsa, la empresa que preside Rodrigo Jaramillo Correa. Este último fue quien le ofreció aGilberto Restrepo un puesto en la Junta Directiva de Fabricato, con la idea de que, aprovechando su experiencia, les ayudara a sacarla adelante. Restrepo, expresidente de Peldar y director desde Suiza de las operaciones de la Owen Illinois en Europa, invitó a su vez aTatiana Aristizábal, exvicepresidenta Financiera del Grupo Éxito y exgerenta financiera de Empresas Públicas de Medellín (EPM).
 
En el caso de Juan Guillermo Jaramillo Correa, excandidato a la Alcaldía de Medellín y hermano del presidente de Interbolsa, su primera llegada a la Junta de Fabricato fue en el período 1991-96. Por entonces era el presidente de Proantioquia y representó las acciones del Grupo Empresarial Antioqueño, que lo volvió a llamar para un segundo período, en el 2008.
 
El también denominado Sindicato Antioqueño vendió sus acciones en la empresa textil y Corridori y otro accionista poderoso, Alfonso Manrique Van Damme, le pidieron que continuara en la administración, una oferta que aceptó. Una fuente de Fabricato afirma que esa sola alianza, Corridori-Manrique, controlaba el 70 por ciento de la productora de telas y que los vínculos entre ambos datan de la Bolsa Mercantil de Colombia.
 
Con el italiano también se asocia el puesto que ocupa Luis Hernán Soto Mejía, expresidente de Fabrisedas, mientras que el último miembro principal de la Junta, Ricardo Mejía Ramírez, sigue la línea de Manrique.
 
Es de anotar que estos dos últimos -Mejía y Manrique- han sido socios de Odinsa, la firma que presidió Luis Fernando Jaramillo Correa, hermano del presidente de Interbolsa y del miembro de la Junta de Fabricato.
 
Fuentes empresariales consultadas por este diario no arrojan sombras de duda sobre la honorabilidad de la Junta de Fabricato, pero cuestionan que haya estado tan concentrada en la actividad industrial y que no haya visto, a tiempo, el proceso de presunta especulación que se daba en el mercado de valores por parte de quienes controlaban la firma. Inclusive, se habla, en voz baja, de que Corridori los habría asaltado en su buena fe, al manejar una agenda distinta a la que ellos tenían en las cuatro paredes de Fabricato. El caso es que hoy la Junta está en arenas movedizas, porque con 300.000 millones de pesos en repos de la textilera, no se sabe, a ciencia cierta, quiénes quedarán al final como accionistas. Cuando se sepa, los nuevos patrones baraján y repartirán de nuevo.