.
ARCHIVO El caballo se considera un ayudante terapéutico de primera línea
martes, 30 de julio de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Teresita Celis - tcelils@larepublica.com.co

En la historia, el caballo ha acompañado al hombre a librar batallas, a conquistar territorios, fue clave en las independencias de los países y ha sido vital, hasta tiempos actuales, en el transporte. Pero sus bondades para la humanidad no parecen tener límite.

De ese animal fuerte y aparentemente rústico se han desprendido una serie de beneficios que pasan por tratamientos de diferentes afecciones físicas y mentales, crecimiento personal y hasta la recuperación del centro espiritual, lo que la psicóloga especialista en terapias asistidas con equinos, Alejandra Villegas, resumió en el poder de sanación de los equinos.

“Es un acompañante terapéutico y ahora queremos darle fuerza a esa imagen de compañero del alma, de sanación y que nos da las claves para retornar al centro del ser a estar más felices, sanos y confortables”, señaló la experta.

Aunque Hipócrates (año 460 antes de Cristo) hablaba del saludable caminar de los caballos por sus movimientos, sólo hasta los años 50 del siglo pasado en Europa se empiezan a trabajar métodos terapéuticos. En Colombia la aplicación de esos métodos son relativamente recientes y según Villegas la equinoterapia es una sombrilla que encierra toda actividad que integra un fin terapéutico asistido, y tiene varios frentes: la hipoterapia, la monta terapéutica, la equitación para personas con discapacidades y la psicoterapia asistida.

La hipoterapia es el método más usado y está indicado para personas con discapacidades físicas, motoras, mentales, neuronales, con problemas de desarrollo o incluso para estimulación temprana o alivio de estrés. Es una actividad rehabilitadora que aprovecha los movimientos tridimensionales del caballo y su calor para estimulación física o psicológica.

Por otra parte, Villegas destacó, dentro de la terapia equina, la psicoterapia asistida dirigida a todos los públicos, que fue creada en Norte América y es conocida como el modelo Eagala. “Es una modalidad que permite que el caballo sea un acompañante porque se utiliza para procesos de desarrollo humano, gente con problemas sociales y de comportamiento, procesos de formación humana en empresas, entre otros. Se trabaja con manadas de caballos en libertad y las personas no montan sino que hacen actividades con ellos”, dijo.

El caballo debe ser especializado
No cualquier caballo puede usarse para realizar equinoterapias. El rector del Ceca-Panaca Horacio Vélez, señaló que deben ser ejemplares específicos, que sean tranquilos y nobles, que acepten la presencia humana y que no generen expectativas agresivas. “Ese es un proceso que debe obedecer a un tratamiento recomendado por un médico y quien lo haga debe ser un terapeuta especializado en ello”, sostuvo.

Las opiniones

Alejandra Villegas
Psicólogo especializada en terapia asistida equina

“El caballo es un acompañante terapéutico y ahora queremos darle fuerza a esa imagen de compañero del alma, de sanación”.

Horacio Vélez
Rector Ceca-Panaca

“Es un proceso que debe obedecer a un tratamiento recomendado por un médico y quien lo haga debe ser un terapeuta especializado en ello”.