.
ARCHIVO Cultivo de tilapia y trucha arco iris, un negocio con potencial exportador
martes, 12 de noviembre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Manuel García - megarcia@larepublica.com.co

La piscicultura colombiana, representada por el cultivo de  tilapia  y trucha arco iris reúne múltiples actividades económicas que van desde la producción de alevinos hasta el levante y engorde de estos. De allí que esta actividad se convierta en una interesante alternativa de negocio con alto potencial exportador. 

Se destaca que estas especies se pueden estacionalizar básicamente por pertenecer a una zona tropical, donde las fuentes de agua mantienen unas características ambientales sostenibles a través de todo el año. 

Según Óscar Murillo, gerente de  Trucha Arco Iris, Trout Co “la Trucha es muy exigente en calidad y cantidad de agua, pero no debemos dejar a un lado la disponibilidad de la misma que nos llevara a ser el éxito o el fracaso de la actividad empresarial.”

La importancia de esta actividad en la economía nacional radica en tres aspectos. Primero, generan un renglón de empleo alto, en su mayoría mujeres destinadas al proceso de manufactura siendo un motor de desarrollo. Segundo, ofrece una proteína de muy buena calidad con una alta digestabilidad, siendo ideal para todo tipo de personas, géneros o estado de crecimiento. Tercero, se pueden destinar áreas de terreno no aptas para la agricultura, generando una diversidad en los diferentes campos del país. Y, en cuanto al tema de exportación de productos, Estados Unidos por ser un consumidor habitual de dicho producto se convierte en un mercado con alto potencial para la comercialización de trucha, principalmente. 

Es de anotar que el filete de tilapia ha ganado un espacio muy importante en Europa, pero las exigencias en temas de inocuidad obliga a tener un sistema de calidad más complejo con una certificación casi que orgánica o ecológica, aseguró Murillo. 

Con respecto al tema de inversión para exportación de dichos productos hay que tener en cuenta dos puntos. Primero, el costo tangible, que debe ser una planta adecuada a normas, decretos, y requerimientos que exige las entidades sanitarias, todo esto tiene que ver con el tema de infraestructura. Y segundo, un  costo intangible, que son sistemas de gestión de calidad,  asociados a la inocuidad de los productos como tal. 

Todo este proceso de crianza, manutención, exportación e inversión tiene un valor agregado, por ejemplo, producir la trucha arco iris trae altos contenidos de ácidos grasos polinsaturados omegas, muy por encima de otras especies acuícolas, diversidad de presentaciones en el producto final para diferente consumidor, y la obtención de subproductos, que con alta calidad nutricional puede ser asequible a cualquier estrato socio-económico. 

Por último cabe anotar que el sector acuícola es una actividad que va en constante crecimiento, pues tiene mucho potencial para trabajar tanto temas de investigación en el sector productivo y ambiental, como la generación de valor agregado en los productos finales, en el procesamiento, la aplicación de tecnológica en sistema de conservación y preservación del mismo.  

Proceso de crianza de las especies
Hay una importación de un material genético de buena calidad, que actualmente viene de los Estados Unidos, este material llega a las granjas incubadoras, para ser todo un proceso de incubación y levante de alevinos hasta aproximadamente unos 10 ó 20 gramos peso vivo para después ser distribuidos en los criaderos o estaciones piscícolas de los ríos y lagos de alta montaña, dependiendo de la temperatura de dichas estaciones. Los ciclos duran entre 6 a 11 semanas. El peso de sacrificio depende del mercado objetivo.

Las opiniones

Óscar Murillo
Gerente de TroutCo

“Los costos ambientales están influyendo de manera muy significativa en la rentabilidad de la actividad”.

Milena Jiménez 
Ingeniera Agrónoma y Zootecnista

“La exportación de Tilapia en los Estados Unidos tiene un muy buen mercado, gracias al gran atractivo que tenemos”.